4 de noviembre de 2022

COMPLEJO Y EGOÍSTA ESTANCAMIENTO ENTRE SÁNCHEZ (PSOE) Y FEIJOÓ (PP)

De pocos temas se ha hablado y se hablará tanto en España como de la renovación del CGPJ. Tras muchos desencuentros y cuando parecía haber acuerdo en el reparto de cromos entre PSOE y PP, el pacto o compromiso se rompió. De esto habla Cruz Varela en su carta de hoy.

No está claro que la ruptura se deba a un posible cambio legislativo del delito de sedición. Es posible que detrás de este asunto se encuentre un sistema de elección de los miembros del CGPJ que preserve la independencia judicial.

Desde el PSOE se acusa diariamente al PP de incumplir la Constitución por no complacerle en esa pretendida renovación, y curiosamente nadie responde desde el partido atacado. Con citar el Art. 122 de la C.E. se tendría suficiente, y dejar que cada uno haga un ejercicio de comprensión lectora de su contenido para saber dónde empieza y acaba la responsabilidad de cada partido.

 Constitución Española. Artículo 122,3: “El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años. De éstos, doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión.”

================00000

COMPLEJO Y EGOÍSTA ESTANCAMIENTO ENTRE SÁNCHEZ (PSOE) Y FEIJOÓ (PP)

(De mi puño y tekla)

Núñez Feijoó, acertadamente, le transmitió días atrás a Pedro Sánchez que el PP suspendía las negociaciones con el Gobierno para desbloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPG) y el Tribunal Constitucional. Para el PP, la rebaja penal del delito de sedición que negocia el Ejecutivo plantea una "incongruencia insalvable".

En los últimos días, y después de que los independentistas catalanes reclamasen de nuevo la medida, el Gobierno ha ido abonando la posibilidad de reformar el delito de sedición en el Código Penal para "homogeneizarlo" a otros países europeos y tal firmeza ha acabado por convencer al PP y frenar en seco el tren de las negociaciones, aunque descarrilen… Es menester recordar que Génova desligaba la reforma de la sedición del posible acuerdo del CGPJ. Pero solo dos días después, Feijoó dijo "basta".

En el PP son pesimistas sobre las posibilidades de reconducir la situación, y en el Gobierno estiman que esto podría producir un colapso en la Justicia de graves consecuencias, ya que el bloqueo del CGPJ se podría mantener hasta después de las elecciones.

Las conversaciones quedan suspendidas, sentenciaron los populares a la espera de que el PSOE, en el ámbito institucional, quiera avanzar con un partido constitucionalista como el Partido Popular o continuar de la mano de partidos que buscan debilitar el Estado de Derecho y romper la unidad constitucional, como la Esquerra de Junqueras.

Para el PP el único propósito del Partido Socialista es un compromiso unilateral con el independentismo porque la rebaja de las penas de sedición es algo que ya se puede conseguir con arrepentimiento y con el compromiso de no volver a delinquir.

Todo esto es lo que acaba de comprobar Núñez Feijoó durante las últimas semanas, pero particularmente en la negociación para renovar el Consejo General del Poder Judicial y el Constitucional. El líder del PP tiene una predisposición natural al pacto y un fuerte sentido de la responsabilidad: lo intentó en un contexto que parecía propicio ante la urgencia provocada por la dimisión de Carlos Lesmes y las presiones de U.P.

Feijoó quedaba así en una situación humillante; el mismo Sánchez que aparentaba negociar de buena fe con el refuerzo del orden constitucional que ofrecía a Esquerra su desprotección y por añadidura, la deslegitimación de la sentencia del Tribunal Supremo por el 1-0. Se le ponía en riesgo de aparecer como cómplice del regreso de sus protagonistas. El líder de PP no tenía alternativa que no tuviera un último coste.

La información que publica Luciano Méndez de la celebración en Moncloa es muy reservada. Tras la encerrona, Sánchez presentará a Feijoó como responsable del blanqueo, aunque son sus alianzas con los enemigos del pacto constitucional lo que desbarata.

El país avanza hacia un deterioro institucional dramático que los enemigos de la convivencia tendrán la tentación del sistema. La receta para resolverlo recomienda la repetida lectura.

Atentamente.

José Tomas Cruz Varela

Ex Director de RR.HH. Málaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios con lenguaje inapropiado serán borrados