14 de septiembre de 2020

CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO, EXCELENTE Y ARRIESGADA POLÍTICA

 El tiempo nos dirá el cese de Cayetana  como portavoz del PP en el Congreso  fue un error o un acierto. En algo están de acuerdo sus detractores y admiradores, siga o no de Diputada: su personalidad no pasará inadvertida  y su actividad política destacará entre las mediocridades.

Cree José-Tomás Cruz Varela que la envidia de sus compañeros populares la han apeado del carro y del cargo. Es posible. Pero quizás haya sido también su forma de obrar con independencia y libertad,   coherente con sus principios,  lo más perturbador para los dirigentes populares que ha terminado por detonar. Los hechos lo contarán y lo cantarán…

=================000

CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO, EXCELENTE Y ARRIESGADA POLÍTICA

¿A qué viene la incomprensible fobia contra la recuperada parlamentaria Cayetana Álvarez de Toledo? La ex Portavoz  está en su pleno derecho de mantener su acta de Diputada y todas las estupideces que está soportando la citada política son producto de una injusta envidia.

La actitud de cierto colectivo perteneciente a la Dirección General del PP, lamentablemente, opina que se dedicará en gran medida a criticar a Pablo Casado, lo que no deja de ser una solemne imbecilidad.

A ciertos congresistas preocupa que Cayetana pretenda asumir un papel protagonista tratando de dedicarse a resaltar su experiencia y conocimientos, marcando diferencias con el Presidente del Partido.

Esta personalidad política,  al margen de su experiencia, goza de ciertos valores sólidos que la permiten ocuparse de lo verdaderamente importante con independencia de la opinión de los demás. ¿Cuántos diputados se lamentan de no haber intervenido a lo largo de la legislatura  y se limitan a cobrar y  aplaudir las intervenciones ajenas por falta de preparación y temor al ridículo? Hablar en público les aterra.

Cayetana afirma que continuará en el escaño y desde él efectuará sus aportaciones. Eso dice mucho en su favor, considerando que los Diputados de base deben exponer con libertad y criterio sus propuestas. Leyendo la frase del nuevo Portavoz nacional  del PP, José Luis Martínez Almeida,  se perciben los efectos que causa la envidia entre la clase política.

No obstante, otras fuentes de Génova estiman que Álvarez de Toledo debería haber dimitido como Diputada por “amor propio y coherencia” ya que sus declaraciones están en “desacuerdo con la dirección de su Partido”. En línea similar, lo que más ha molestado a la cúpula popular es que la Diputada haya revelado los detalles de su conversación privada en la que el líder del PP le comunicó su cese.

Quede claro que fue Casado quien la animó a potenciar sus propias opiniones aunque no coincidieran en muchos casos con los argumentos del Partido. No tuvo ningún recato Cayetana  cuando manifestó que fue el presidente quien la pidió ejerciera la política con toda libertad, dando la batalla ideológica en nombre del PP. Incluso, el propio Casado manifestó le criticase alegando que no pasaría nada. Quizás dicha observación, y en estos momentos,  sobrase….

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

Ex Director de RR.HH.

6 de septiembre de 2020

¿En qué país vivimos?

 No cabe duda de estamos atravesando tiempos difíciles durante esta época de pandemia y que las acciones y omisiones  de nuestras autoridades con sus aciertos (escasos) y errores (numerosos) no facilitan las condiciones de vida de los ciudadanos,  como apunta José-Tomás Cruz Varela.

Si el Presidente Sánchez hubiera reducido  la propaganda política de sus numerosas apariciones televisivas y expuesto, en su lugar medidas,  concretas y efectivas, habría  evitado contradicciones y fallos,  y los españoles adquirido claridad normativa y seguridad sanitaria. Pero esto es lo que tenemos… 

====================

¿En qué país vivimos?

Nuestro inoperante e irresponsable Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su ejemplo, debería ser el primero en recomendar a los ciudadanos que pasaran en sus hogares el mayor tiempo posible.

Durante las elecciones gallegas metió la pata, como acostumbra, motivando a los ciudadanos que no se dejasen "atenazar" por el miedo e incitándoles a salir a la calle para recuperar la economía y disfrutar de la normalidad

En estos momentos, la situación de España,  comparativamente con  los restantes países europeos, es francamente penosa respecto a los rebrotes, número de contagios, etc… Todo un peligro para nuestra seguridad sanitaria

Siguiendo las confusas instrucciones de Sánchez, no se respetaron las medidas de prevención en el uso de las mascarillas, ni el mantenimiento de las distancias sociales, ni la disciplina de la higiene,  ni el control en las reuniones familiares y festivas, ni la precaución debida en las múltiples ocasiones que la vida nos pone y ahora estamos viendo sus consecuencias.

Con posterioridad, el pasado miércoles 26 de agosto, el Presidente, incomprensiblemente,  renunció a ejercer las funciones de coordinación y liderazgo político en lo que atañe a la segunda pandemia, convirtiendo a España en el país más contagiado, lo que induce a preguntarnos ¿en qué país vivimos? Debió arbitrarse un catálogo homogéneo  de medidas y protocolos que sirviese de orientación general y efectiva para todo el territorio nacional, pero por razones desconocidas no se hizo...

En sentido contrario, tales medidas fueron ignoradas semanas antes y el Gobierno optó por irse de vacaciones, lo  que resulta mucho más reconfortante y se perdió un tiempo perfectamente aprovechable para analizar la situación de crisis y no caer en los mismos errores.

El comportamiento inadecuado de Sánchez nos recuerda la forma de proceder del nefasto ex presidente Zapatero en sus momentos de gloria. Sánchez, una vez más,  ha demostrado ser un político sin escrúpulos ante una situación en la que la salud y la vida de muchos españoles están  en juego.

Los sindicatos, que no pasan precisamente por uno de sus mejores momentos, también  quieren hacerse notar en estos momentos de confusión aplazando la huelga de profesores en Madrid para los días 22 y 23 de septiembre y adaptándola  a su plan de un "retorno seguro" al colegio.  Las organizaciones de CCOO, UGT Y CGT no descartan las movilizaciones hasta que se constate que las medidas se concreten y se cumplan. Todo ello hace que la lógica preocupación de las familias se vaya incrementando a medida que se acerca el inicio del curso escolar. Los populares, por su parte, abogan para que todos los niños acudan a las clases con las mismas reglas en todo el Estado.

El posible incumplimiento de las normas por parte de algunos alumnos provocaría una crisis terrible en todos los sentidos, y el caos producido lo padecerían las restantes familias al tener que educar a sus hijos en sus respectivos hogares. La colaboración de profesores y alumnos y de toda la comunidad educativa es absolutamente necesaria  para paliar las penosas circunstancias a las que todos podemos vernos abocados en breve.

La situación exige rigor en el Gobierno y  en las distintas administraciones  que deben velar por el bien de los ciudadanos. Si el país y sus políticos flaquean,  el desastre será inenarrable… Esperemos que no suceda.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela. 

Ex Director de RR.HH

31 de agosto de 2020

LAMENTABLE PÉRDIDA POLÍTICA DE CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO

 Es, posiblemente, el hecho más destacado del verano político del Partido Popular. El abrupto cese de  quien fuera su Portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo,  no ha pasado inadvertido ni a la clase política ni a la sociedad española. Su inteligencia natural,  su preparación para actuar en la “res pública”, su personalidad desbordante y otra serie de virtudes que  describe nuestro comentarista José-Tomás Cruz Varela, han hecho de esta mujer un referente indiscutible en el ejercicio de la actividad política española. El tiempo nos dirá, y no tardando,  si este cambio pasará a la Historia como “El error Cayetana”.

==========================

LAMENTABLE PÉRDIDA POLÍTICA DE CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO

Por fin, Teodoro García, Secretario General del PP, discreto y especial acusador de la que hasta ahora ejerció como Portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, podrá dormir tranquilo tras eliminar a la noble política y designar a personas de su total confianza y pertenecientes a diversas organizaciones regionales, con la intención de controlarlas e incrementar su poderío e influencia.

Como sucede siempre, en estas ambiciosas luchas por el poder de vencedores y vencidos, nos encontramos con los consiguientes enfrentamientos plagados de intereses político-económicos. Concretamente y en este complejo caso, transcurrido un año, habrá que analizar la repercusión que pueda significar para el Centro-Derecha la salida de Cayetana.

Al parecer, Ciudadanos está mejorando su posición y tratando de recuperar el millón y medio de votos que se fue a la abstención  y que  tampoco apoya a Pablo Casado y Teodoro García. Tal como está la situación y con la brutal crisis económica que se nos viene encima, cualquier intento de solución genera complejidades y problemas.

El abandono de Álvarez de Toledo con su ataque a Casado puede implicar su desaparición de la política del Grupo Popular, si bien  se consideró en su momento que tan sagaz persona podría resultar la Portavoz idónea…

Casado, en su condición de máximo responsable del Grupo Conservador,  debería aclarar con la necesaria contundencia los motivos que le han arrastrado al cambio radical de Portavoz, pasado un año de su nombramiento contra el criterio de sus barones regionales, tras la despedida de su ex colaboradora con limitados miramientos a quien en su momento  la nombró.

Cayetana, a lo largo de su carrera política, siempre demostró en sus intervenciones una extraordinaria inteligencia y firmeza de principios, y en muchos casos defendió posiciones complejas de su propio partido, sin preocuparle incómodas posturas.

En otro orden de cosas, los inesperados brotes del “coronavirus” todavía pueden enrarecer,  y mucho,  el panorama vinculado a la crisis económica y sus terribles e inesperadas consecuencias para la confección de los futuros Presupuestos.

Cayetana podrá ser acusada por su genio, por su forma de tomar decisiones, etc… pero en el fondo nos encontramos ante una indiscutible mujer y su pérdida podrá acarrear tremendas consecuencias para el futuro  político de nuestro país. Habrá que esperar para saber cómo y por dónde se decanta, si bien resulta difícilmente creíble su abandono total de la tarea política.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

26 de agosto de 2020

QUE NADIE LO OLVIDE: NUESTROS HIJOS REPRESENTAN EL FUTURO

 Nuestros actuales políticos tienen muy difícil la resolución del problema sanitario y escolar  que se les ha presentado con el inicio del curso, y pocos confían en que lo solucionen. Pero al menos  nos conformaríamos si demostraran que se ganan el sueldo trabajando e intentando hacerlo.

Dice nuestro comentarista  José-Tomás Cruz Varela que  estando a las puertas de septiembre,  las distintas CCAA carecen de un marco común para enfrentarse al Covid-19 en los centros educativos. Eso  podría aplicarse  también a la Sanidad, y ambas situaciones nos inducen a preguntarnos si los dos Ministerios respectivos debieran o no recuperar las competencias cedidas.   

===================                       

QUE NADIE LO OLVIDE: NUESTROS HIJOS REPRESENTAN EL FUTURO

Inexplicablemente, el Gobierno del Sr. Sánchez, todo un ejemplo de inoperancia, está actuando con  dejación de funciones en la enseñanza y  hasta tal grado se mueve entre  la improvisación y la incertidumbre que ha situado a la ciudadanía en el desconcierto.

En otro orden, nuestro desprestigiado Presidente,  una vez más,  ha demostrado su ineptitud a la vista de una segunda crisis sanitaria cuyas repercusiones se están multiplicando por momentos.

Nuevamente, las evidentes alarmas ponen de manifiesto que nos encontramos ante una más que posible nueva ola, dándose la circunstancia de que hasta el mismísimo Fernando Simón está reconociendo abiertamente la existencia de varios brotes con categoría de incontrolables, cuyas consecuencias están destrozando el país y afectando a múltiples sectores, desde el turismo y la hostelería hasta un largo etcétera de  los más variados trabajos y profesiones. Nuestra confianza internacional se debilita y, lógicamente, la economía lo acusa notoriamente.

No obstante, la situación más compleja del momento presente se centra, con la Ministra de Educación de vacaciones,  en el retorno  de los estudiantes a los colegios. Que estando a las puertas de septiembre y aún no dispongamos de un marco común  para los centros docentes entre las distintas Comunidades Autónomas resulta inaudito.

Esperemos que en los pocos días que faltan  para el comienzo del curso escolar se resuelva el tema porque está en juego la preparación académica de toda una generación y lo sabe el resto de Europa que  está tomando medidas. Recordemos que el colegio no es solamente una obligación social y moral, sino legal.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela.

Ex Director de RR.HH.

18 de agosto de 2020

Dos visiones diferentes de un gobierno de coalición ( y V). La extrema izquierda accede al poder, según Ambrose Evans-Pritchard


Del aspecto económico salta el analista británico al político con unas escuetas pinceladas de incontrovertible realidad:

“La coalición incluye a la comunista Izquierda Unida y está apoyada por  los secesionistas catalanes y  vascos  y  grupos regionalistas, de ahí su epíteto "Gobierno Frankenstein", lo que puede generar explosivas consecuencias.
 
  Los catalanes ya  han cobrado su precio. Su intento de independencia ya no será tratado como sedición ni será aplastado por la Guardia Civil ni castigado con penas de prisión de 13 años. Se verá como un asunto político sujeto a negociación, más en la línea escocesa. El conservador Partido Popular y los neofalangistas del ascendente partido Vox lo consideran como una traición.
La alianza de izquierda tiene un mandato inestable ya que los partidos que la constituyen perdieron millón y medio de votos en las últimas elecciones, precisamente por este tema. El ambiente se ha inflamado aún más  por los planes de prohibir la exaltación pública del general Franco y endurecer la “ley de memoria histórica” que condena al régimen de Franco,  tema neurálgico en las guerras culturales de España”. 

De vuelta a los aspectos económicos de esta coalición, Evans-Pritarch recoge también unas inquietantes palabras de Gregorio Izquierdo,   de la CEOE: “El paquete implica el mayor aumento en el déficit presupuestario desde la era de Zapatero, supera los límites fiscales de la UE y colocará al país nuevamente bajo el control humillante de la policía del presupuesto de la UE, como lo estuvo en varias formas entre 2009 y 2018.”

El artículo recuerda a los lectores algo muy sabido por todos pero que algunos desearían soslayar:
“España prometió a Bruselas que reduciría su déficit nominal a 1.1 % de PIB este año. En cambio, es probable que el préstamo supere el 3.2 %, y algunos dicen que es significativamente mayor”.

E Izquierdo resume en pocas palabras lo que no gusta oír del déficit: "No cumple con las leyes de estabilidad de la UE o la constitución española".

Y es que el tema viene de atrás y llueve sobre mojado: “El ejecutor del presupuesto de Europa, Valdis Dombrovskis, ya escribió una carta de advertencia al gobierno anterior, reprendiendo al país por no "poner en orden sus finanzas públicas" durante los buenos tiempos”.

Acusa a los nuevos gobernantes de “querer desechar las reformas de Rajoy que convirtieron  España en una especie de alumno modelo para Bruselas y reemplazarlas por un retorno a lo que solía conocerse como "prácticas españolas".”

La tasa de paro no podía quedarse en el tintero y esto es lo que de ella dice: “el mercado laboral sigue deformado y la tasa de desempleo estructural se ha estancado en 14 %. Pero está mucho menos deformado de lo que estaba. El BBVA dice que las reformas han llevado a la creación de un millón de empleos adicionales desde 2012.”

También trata dos temas laborales que guardan cierta relación con la tasa de paro como son el  S.M.I. y la negociaciòn colectiva: “La coalición quiere volver al antiguo sistema de negociación salarial sectorial. Contratar y despedir será más difícil. El salario mínimo aumentará en un tercio a 1.200 € al mes (con dos meses adicionales de bonificaciones, pagas extra) después de aumentar 22 % el año pasado. Dichos niveles no pueden justificarse por la productividad. "En algún momento, las compañías que enfrentan mayores costos laborales podrían dejar de contratar", dijo Alvise Lennkh de Scope Ratings”.

No podía faltar en el repaso económico de Evans-Pritarch un asunto tan crucial en España como son las pensiones y su sistema de reparto del que afirma que “Madrid planea revertir las reformas que han puesto al sistema de pensiones de España en una senda viable. Se deben eliminar las cláusulas que vinculan las pensiones con la esperanza de vida y el crecimiento del PIB. De alguna manera, todo esto se financiará con impuestos más altos a las empresas, los bancos, las compañías de energía y los ricos, una fórmula que rara vez ha cumplido su promesa en ningún país.”

Para apoyarse en sus tesis, el analista británico recoge algunas expresiones más del Sr. Zulueta: "Hay muy poco dinero para sacar: las empresas españolas ya están pagando más que el promedio de la UE en impuestos y cargas sociales", …“toda la deriva de los acontecimientos es alarmante”, …"No estamos esperando a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, pero las reformas que tanto necesitamos no van a suceder, las reformas laborales están yendo precisamente en la dirección equivocada, y cuando se trata de pensiones, ya son 40 por ciento de todos los desembolsos del gobierno, y ahora van a aumentar aún más",… "Hay miembros de esta coalición que quieren romper España y no son buenos compañeros de viaje. Los mercados están tranquilos en este momento. El problema vendrá más tarde”…

Y el artículo finaliza  con un aviso a los partidos de izquierda  que es a la vez un signo de esperanza para quienes desean otra forma de gobierno: “Europa tiene una forma de domesticar a los populistas de izquierda, ya que no se pueden seguir tales políticas y permanecer en el euro. Syriza en Grecia y el movimiento Cinco Estrellas en Italia tuvieron que dar marcha atrás después de muchas bravatas y se transformaron en  "respetables". España puede ser una nuez más dura de cascar.”

Han quedado expuestas las opiniones y los argumentos que Ignacio Escolar Ambrose Evans-Pritchard plasmaron en sus artículos sobre el gobierno de coalición de España a los pocos días de su constitución y su comparación llegará cuando la realidad los contraste, la verdad se imponga y las motivaciones de cada cual queden al descubierto. Tiempo tendremos de comprobarlo. 
 
========
Nota: Si malos eran los pronósticos para la  economía española, la realidad tras la pandemia los ha dejado por buenos, ya que aún lo serán peores y mucho. Dado que la incompetencia de los actuales gobernantes no mueve el optimismo, y ciertos factores externos como el turismo tampoco, en breve tendremos la tormenta perfecta de un desastre anunciado y crisis pra años. ¡¡Tiempo al tiempo!!

7 de agosto de 2020

Dos visiones diferentes de un gobierno de coalición (IV de V). La extrema izquierda accede al poder, según Ambrose Evans-Pritchard

En las entradas anteriores pudimos ver la opinión edulcorada  que Ignacio Escolar, desde su proximidad ideológica de izquierdas, ofrecía en  “The Washington Post” sobre el gobierno de coalición. Hoy presentamos la de Ambrose Evans-Pritchard en el diario “The Telegraph”,  bajo el título “Spain's business leaders tremble as the first hard-Left government since the 1930s eyes its enemies.”, y del que se hico eco, al menos, ABC el día 10 de enero cuando publicó "

El analista británico  se recuerda del “corbynbismo” cuando analiza el nuevo gobierno  de España al que califica de “extrema izquierda” por formar parte de él, y nunca antes desde la guerra civil en los años treinta, un partido comunista.

 Resalta Evans- Pritchard una de las más sonaras contradicciones de Pedro Sánchez: en un momento dijo que "no podría dormir por la noche  si su partido alguna vez se unía con los anticapitalistas de PODEMOS" y al día siguiente, sin explicar cómo ni por qué, formó gobierno con ellos. 

A lo largo del artículo se destacan los relevantes aspectos económicos que este gobierno quiere llevar a cabo:

- Anular en todo o en parte la reforma laboral del PP que en gran medida  contribuyó a la creación de puestos de trabajo.
-  Controlar el precio del alquiler de la vivienda.
-  Restablecer el poder de las centrales sindicales.
-  Aumentar los impuestos a la renta y capital.
-  Establecer la Tasa Tobin.
-  Aumentar el gasto público sin reducir el déficit ni la deuda.
-  Elevar en más de un 1% del PIB el gasto en sanidad y educación.
-  Reducir las tasas universitarias de los estudiantes.
-  Garantizar guardería infantil gratis de 0 a 3 años.
-  Elevar a 16 semanas el permiso de maternidad y paternidad.
-  Introducir de una renta básica universal.
-  Incumplir las reglas de déficit de la UE, aun estando de acuerdo con ellas.

Ante semejante situación, los líderes empresariales, alarmados, comentan que estas propuestas no podrán cumplirse ni cuadrar el binomio ingresos-gastos.

 A pesar de que Sánchez ha designado a una respetada persona, Nadia María Calviño, para ministra de economía,  el Jefe de Círculo de Empresarios, Sr. Zulueta, afirma que  “Eso es para apaciguar el mundo de los negocios, pero ella será como la niña holandesa con un dedo en el dique. El gobierno ha girado hacia la extrema izquierda. Podemos es una locura”.

 Dice el articulista que “el desgarbado líder de la coleta de Podemos, Pablo Iglesias, se ha olvidado de los llamamientos  a una auditoría,  repudiando  los compromisos del Estado anteriormente adquiridos”. Y está convencido de que “esta coalición es una aventura arriesgada para un país con un índice de deuda del 96% del PIB, cuando se encontraba en el 34% antes de la Gran Recesión”.

 Con ese motivo cita unas palabras del profesor Ken Rogoff, experto en deuda,  de la Universidad de Harvard: "Estás seguro si pides prestado en tu propia moneda, pero puedes meterte en problemas fácilmente en la eurozona, incluso si eres fundamentalmente solvente".

A todo lo anterior hay que añadir el capítulo del “déficit presupuestario estructural de 3% del PIB, el más alto de la eurozona”. Y para el autor, ésta es una de las razones de “su crecimiento engañosamente alto. Las débiles finanzas públicas han sido enmascaradas por la recuperación cíclica de la eurozona en los últimos cinco años, pero una nueva recesión expondría la vulnerabilidad rápidamente.”

 Cree que las políticas de la anti-austeridad de la nueva coalición marcarán el terreno de juego para la política monetaria de la eurozona.  Pero contra esas querencias, “los halcones liderados por Alemania en el Banco Central Europeo no estarán dispuestos a una flexibilización cuantitativa, actualmente de 30 mil millones  de € al mes, si creen que se promueve un riesgo moral si dejan libres a los estados despilfarradores.” Y es de suponer que no se queden inactivos si vieran que se actua de ese modo.

(Continuará...)

24 de julio de 2020

El experimento de Asch y la “desescalada” de la pandemia Covid-19 (III de III)

 (Viene del capítulo anterior)

La autoridad recurría a  la idea del “interés general, el interés por la comunidad” recuperando un lenguaje belicista que enardeciera el ánimo de “la gente” en tiempos de zozobra: sufrimiento, esfuerzo, victoria sobre el virus enemigo, unidad… Y muchos temerosos ciudadanos entonaban  cánticos colectivos de resistencia, asumiendo la situación y aun sabiendo que esas palabras sonaban oportunistas en boca de políticos con escasa credibilidad.

La misma sociedad civil que reconocía con sus aplausos la profesionalidad de los sanitarios salvando vidas, aparecía indiferente con los sucesivos fracasos en la adquisición del material sanitario esperando que el buen proceder de las autoridades competentes resolviera el entuerto.  Y los atónitos ciudadanos perdonaban los posibles errores debido a tan especiales circunstancias y al problema general que afectaba a todas las naciones, porque así se lo decían las autoridades y los medios de comunicación repetían…

Incluso las contradicciones habidas durante el tiempo de crisis parecían acciones exitosas porque así lo razonaban los responsables políticos en sus infinitas comparecencias y los medios adictos respaldaban:

   - Las autoridades despreciaron en un principio la idea  del  cierre de fronteras para evitar la expansión de la pandemia e incluso desde los aledaños del poder la tildaron de xenófoba  y racista. Pero cuando otros países lo hicieron, la táctica cambió y el gobierno tomó el control de puertos y aeropuertos diciendo que era ma mejor medida de protección de los ciudadanos.

   - Desde las distintas cadenas televisivas se presionaba a los confinados ciudadanos  haciéndoles creer que unas "manifas" entrañaban riesgos de contagio y otras no,  dependiendo de quienes fueran sus "organizadores u organizadoras" y de los objetivos perseguidos. Por supuesto que las del 8-M o las del “Black lives matter” no conllevaban los mismos problemas que otras realizadas desde el interior de unos vehículos propios  que además añadían contaminación a la atmósfera, según confirmaban comentaristas y tertulianos distinguidos.
   - Los discursos y razonamientos sobre el uso de las mascarillas sufrieron una profunda transformación. Si en un principio fueron considerados objetos inservibles e incluso nocivos para la salud,  con el tiempo pasaron a ser obligatorios en ciertas situaciones y aconsejables en otras. La sociedad consideró beneficioso y necesario este cambio, sin embargo  las autoridades no explicaban por qué no se tomó antes esa medida. Quienes se burlaron en un principio de sus usuarios terminaron por aplaudir su imposición, sin referirse jamás a su carencia y a la dificultad de suministrarlas.Y todo ello para terminar siendo obligatorias en todo lugar tiempo y circunstancia.
    -  Se cambiaron repetidamente los métodos de contar el número de los fallecidos y afectados por el Covid-19 apareciendo un sorprendente reduccionismo que una masa de pacientes ciudadanos no  entendía y las autoridades no esclarecían. España se deslizó del infierno a la gloria estadística en poco tiempo. De una situación del “no pasa nada y estamos preparados para  cualquier emergencia” se llegó a otra  de “histeria colectiva de peligro total” terminando  en un “estado de relajación anímica” en el que el factor sanitario se solapó por el de la recuperación económica con base en el turismo y la hostelería. Si bien es cierto que se ha aconsejado no bajar la guardia por el virus acechante, la sociedad de confiados ciudadanos está percibiendo que lo peor ya ha pasado y el disfrute de la “nueva normalidad”  está cercano y hay que vivirla con intensidad y optimismo.

Todo lo anterior parece dar por bueno el experimento de Solomon Asch: la presión de la autoridad y del grupo imponen sus criterios y conforman la conducta de los ciudadanos. Sólo nos resta identificar a  los “participantes, cómplices y sujeto activo del experimento” con los protagonistas  de nuestra reciente y real historia  de la pandemia y su “desescalada”. Pero eso ya lo habrá averiguado  el avezado lector…

8 de julio de 2020

El experimento de Asch y la “desescalada” de la pandemia Covid-19 (II de III)

Aunque es un error de lógica afirmar que lo que no se ve no existe y de lo que no hay constancia gráfica nadie se acuerda,  suele cumplirse en la vida real que aquello que no llegamos a precibir con los sentidos  se hace invisible para la mente. De los campos de exterminio  de la Alemania nazi (Treblinka, Auschwitz-Birkenau, Mauthasen,…) hemos oído hablar y hemos visto fotografías, pero de los campos de concentración de la extinta URSS, pocos se acuerdan y son menos quienes han contemplado algún vestigio de tan siniestros lugares de reclusión y muerte. Los dirigentes comunistas sabían cómo proceder  para no dejar rastro de los gulalgs y borrarlos así de  la memoria colectiva de la humanidad. 

En estos meses de pandemia Covid-19 nuestras autoridades gubernamentales y algunos medios de comunicación próximos han empleado una particular metodología para conformar los comportamientos de la sociedad que  recuerda el ya analizado experimento de Asch. Resulta difícil que un ciudadano confinado y temeroso de un peligro de contagio masivo  se salga del camino marcado aunque perciba errores o piense diferente de aquello que le dicen. La presión ejercida desde el poder y la colaboración de un grupo social poderoso modifica la conducta de cualquier ciudadano, quien a la vez va perdiendo el sentido crítico de la realidad al vivir en momentos de soledad. 

Vimos en la entrada anterior que una gran mayoría de españoles había  adoptado, contra toda lógica, el término “desescalada”  como la vuelta a la normalidad, debido a una insistente repetición gubernamental y mediática. Pero ese era sólo un ejemplo y no el más importante.

En el capítulo “Así lavamos su cerebro” de la obra  “El alma está en el cerebro”, Eduardo Punset, su autor,  nos dice que “Aislamiento, control, incertidumbre, repetición del mensaje y manipulación emocional son técnicas utilizadas para lavar el cerebro de sus víctimas y cambiar sus creencias.”  Nos recuerda, en el párrafo siguiente, las explicaciones de la doctora Kathleen Taylor sobre la adquisición de nuevas ideas: “¿Qué necesitamos para que una persona cambie su modo de pensar? En primer lugar, necesitamos emociones fuertes. Y, en segundo lugar, necesitamos que mucha gente alrededor del sujeto crea lo mismo. Eso lo hace mucho más fácil”…Si hay muchas personas que constantemente te dicen lo mismo y no hay nadie que te ofrezca algo distinto, la realidad se convertirá para ti en lo que esa gente te diga. No hay nada más, no hay más opciones, no hay fuentes alternativas de información”…"Si uno vive en un mundo uniforme, y no hay nadie que se cuestione las cosas, todo se dirige a confinar las ideas y a reforzarlas".

Coherentes con la ocultación de vestigios reales, el actual gobierno se propuso evitar que los ciudadanos percibieran cualquier síntoma de dolor y muerte generados por la peste vírica  y lo ha conseguido. A pesar de los centenares de miles de enfermos y las decenas de miles de fallecidos habidos en España, las cadenas de televisión no han mostrado nunca escenas de sufrimiento ni de entierros en soledad. En cambio, sí nos enseñaban enterramientos y cementerios de Nueva York o Brasil. Hablaban de miles de muertos de catástrofes ajenas solapando los propios, proporcionalmente mayores, convertidos en números invisibles de estadística que no generaban ni angustia ni desconsuelo…

El decreto del Estado de Alarma, frecuentemente prolongado,  sirvió para incluir cuestiones ajenas a la pandemia y sus aspectos sanitarios (ingreso de Pablo Iglesias en el CNI, pacto con Bildu sobre la Reforma Laboral, ERTES,…). A la sociedad se le decía que esa situación especial era por el bien de su salud y los medios de comunicación afines se encargaban de ocultar opiniones contrarias. Con la imposición del principio de autoridad se restauró la verticalidad del poder,  la capacidad de decisión de un solapado Estado de Excepción y limitaron algunos derechos fundamentales (reunión, manifestación…). Pero la “gente”, mayormente, lo asumió desde su confinamiento sin resistencia alguna porque así se lo decían…y así se lo ordenaban.

Con motivo de la pandemia se pretendió revalorizar el sector público, especialmente el sanitario,  en oposición al privado, despreciando  su complementariedad y la necesidad de supervivencia de ambos. Personalidades relevantes,  muy   defensoras de la sanidad pública y muy críticas con la privada, se curaron en hospitales privados, sin darse por aludidas cuando las criticaba su hipócrita incoherencia. Ante semejante escenario, muchos medios  de información ¿? callaban y sus allegados políticos acusaban al discrepante de ser enemigo del bien común general representado en lo público y ser cómplice del negocio de lo privado. Y mientras, una multitud de ciudadanos desconcertados observaba y guardaba para sus adentros  sus opiniones…

(Continuará en el próximo capítulo)

22 de junio de 2020

El experimento de Asch y la “desescalada” de la pandemia Covid-19 (I de III)


No cabe duda de que el término “desescalada” es el neologismo de moda con el que la progresía gobernante pretende conducir a “la gente” hacia la “nueva normalidad” con un “Plan de Transición” diseñado para volver al régimen de vida  anterior a la irrupción del Covid-19.

Quien se pregunte por el significado de tan extraño vocablo  quizás piense que  es el antónimo de escalada, y, por lo tanto,  la acción contraria de escalar. Pero si no quedare satisfecho y siguiera sin comprender el mensaje aún tendrá el recurso de la RAE, y  sorprendido quedará cuando lea que “la palabra desescalada no está en el Diccionario”. Ni está ni se la espera, de momento, que  todo se andará, o “desescalará”. La acción de un gobierno y la presión de los medios de información (y en ciertos casos, des-) repitiendo lo que se le encomienda es demasiado fuerte para que un españolito de a pie se libere de tan tupida tela de araña. 

¡Ay de quien se negare a utilizarla o dudare de su oportuno uso! La influencia de una autoridad y de un grupo social activo hace que demasiada “gente” la emplee  aunque desconozca su alcance o le disguste el término. La palabra introducida es nueva pero no lo son tanto ni el método empleado ni la circunstancia aprovechada. Si nos remontamos al siglo pasado veremos que en 1951 Solomon Asch experimentó sobre psicología social  y demostró el influjo que el grupo ejerce en el comportamiento de un individuo concreto para conformarlo y anonimizarlo aunque en su fuero interno disienta con lo que le dicen y constate que le manipulan. 

De dicho experimento se presenta a continaución un breve resumen y un enlace para quien desee ampliar su contenido:  (https://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Asch)

“Los experimentadores, conducidos por Solomon Asch pidieron a unos estudiantes que participaran en una “prueba de visión”. En realidad todos los participantes del experimento excepto uno eran cómplices del experimentador y el experimento consistía realmente en ver cómo el estudiante restante reaccionaba frente al comportamiento de los cómplices. El objetivo explícito de la investigación era estudiar las condiciones que inducen a los individuos a permanecer independientes o a someterse a las presiones de grupo cuando estas son contrarias a la realidad.”

 A los participantes, cómplices y sujeto activo del experimento, se les pedía que valoraran la longitud de las distintas líneas que se les exponía. Se les  indicaba que señalaran las más largas, las más cortas y  las iguales de cada item. Los cómplices habían sido entrenados para dar respuestas correctas o incorrectas según situación  y comprobar así su posible influencia en el otro. De un total de dieciocho comparativas, los cómplices dieron doce respuestas incorrectas de manera alternativa. Y estos fueron los resultados habidos:

 “El experimento se repitió con 123 distintos participantes. Se encontró que aunque en circunstancias normales los participantes daban una respuesta errónea solo el 1% de las veces, la presencia de la presión de grupo causaba que los participantes se dejaran llevar por la opción incorrecta el 36,8% de las veces.
 …. solo un 5% de los sujetos se adaptó siempre a la opinión errónea de la mayoría. Un 25% de los sujetos siempre desafió a la opinión mayoritaria, dando la respuesta objetivamente correcta. El 75% de los participantes dio al menos una respuesta errónea a las 12 preguntas, adaptándose a la mayoría.”

Muchos contestaron correctamente y mostraron gran malestar y “un 33% se conformó con el punto de vista mayoritario de los otros cuando había al menos tres cómplices presentes, incluso aunque la mayoría dijera que dos líneas con varios centímetros de longitud de diferencia eran iguales”. Cuando los cómplices no eran unánimes el sujeto disentía más que cuando todos estaban de acuerdo. Los sujetos no influenciables daban su opinión y respuesta correcta sin problemas.

En la presente entrada hemos podido comprobar que el  uso y abuso de la palabra “desescalada” confirma las conclusiones de Asch, y  en la próxima veremos otros comportamientos, significativos y relevantes,   que una mayoría de la sociedad española ha mantenido (y mantiene) pacientemente durante estos tiempos de pandemia sin salirse del guión por unos programado y llevado a la práctica con la colaboración de otros.

11 de junio de 2020

Dos visiones diferentes de un gobierno de coalición (III de V): Ignacio Escolar y el futuro progresista


En el mismo diario norteamericano, Ignacio Escolar había publicado  previamente el artículo  "España cambia el bloqueo del gobierno por la grieta parlamentaria." ,  y dado que gran parte de su texto es coincidente con el ya analizado en las dos entradas anteriores, en la presente sólo se comentarán las diferencias entre ambos.

Dice Escolar que “Para sacar su investidura adelante y evitar otra repetición electoral, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez tuvo que pactar el primer gobierno de coalición en 80 años. Es una rareza en España, pero habitual en los países con sistemas parlamentarios”. Esa afirmación parece tener más parecido con su propio deseo que con la realidad.

Tras las elecciones del 28 de abril, Pedro Sánchez pudo haber pactado con Ciudadanos, cuya suma superaba la mayoría absoluta, pero jamás tuvo intención de hacerlo y ni siquiera de proponerlo seriamente. En cambio,  con la repetición de elecciones buscaba incrementar su representación  y distanciarse más de los otros partidos. A eso precisamente le animaban los sondeos del CIS de Tezanos que le auguraban una clara victoria que le permitiría un cómodo gobierno.

Pero los resultados del 10 de noviembre le truncaron los planes y  le pillaron con el paso cambiado: en vez de ganar, entre PSOE y Unidas Podemos perdieron más de un millón y medio de votos y algunos diputados,  y Ciudadanos se quedó reducido a un irrelevante grupo  parlamentario  de tan sólo diez representantes. Con esos números  el PSOE  ya no sumaba mayoría con Unidas Podemos y Ciudadanos juntos, y con el PP no quería llegar a pactos de Estado. Esos son los argumentos que promovieron el  abrazo urgente de Pedro y Pablo e hicieron olvidar sus viejas rencillas y enfrentamientos,  pensando que  un pesebre común  con futuro une más que ideas y personalismos pasados. Viendo  que Pedro y Pablo no sumaban lo suficiente  se echaron en manos de nacionalistas e independentistas a cambio de lo que no está escrito ni publicado, pero que algún día saldrá a la luz. Y como aún resultaba insuficiente para formar un gobierno de coalición,  tuvieron que agregar también otras minorías interesadas en la cadena de favores, cumpliéndose como nunca aquella sentencia latina del  “Do ut des” y lograr el tan ansiado Gobierno Frankenstein.

La rareza no radica en la existencia de un gobierno de coalición sino en que en éste figure como socio  un partido comunista, algo inusual en el resto de países europeos desde la II GM. Califica Escolar a Unidas Podemos de agrupación de “izquierdas” con procedencia en “los indignados” que incluye al “histórico Partido Comunista”, pero de cuya “historia” se olvida. Zapatero solía hablar de la importancia del “talante”, sin especificar que por sí mismo no era bueno ni malo, y eso mismo pasa con la “historia” de cada uno.

Las afirmaciones de Escolar sobre Oriol Junqueras y su condena deberían hacerle meditar y rectificar, pero eso sería demasiado pedir. Decir  que “Es una condena hoy cuestionada, tras una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea —la máxima autoridad judicial en Europa— que considera que Junqueras sigue siendo hoy eurodiputado. Esto implica que el Tribunal Supremo español vulneró sus derechos al no respetar su inmunidad parlamentaria” tras lo ocurrido  y sabido es querer mantener la farsa y ocultar la verdad.

Calificar a Unidas Podemos de “izquierdas” y a EH Bildu de “izquierda independentista vasca” le parece normal y positivo. Sin embargo, su valoración difiere cuando escribe de la opinión de los adversarios del gobierno: “Para la derecha y sus medios afines Pedro Sánchez lidera un gobierno “radical”, con “ministros comunistas de extrema izquierda”, que sale adelante con los votos de los independentistas “golpistas catalanes” y con los “terroristas vascos”; un “presidente ilegítimo” que “traiciona a la patria con tal de alcanzar el poder”, que está dispuesto a “vender España” y “liquidar la Constitución y el Estado de derecho”. A ojos de los votantes conservadores, azuzados por un discurso así, es difícil encontrar una combinación más explosiva.”

¿Sugiere Ignacio Escolar  con el párrafo “El acuerdo con ERC, que apenas compromete a abrir una mesa de diálogo y votar después lo acordado, también se ha exagerado al extremo. La derecha lo ha presentado como un “referéndum de autodeterminación”, algo que los independentistas anhelan, pero que el PSOE en ningún caso ha firmado. Aunque lo hiciera, tal referéndum sería casi con seguridad anulado en los tribunales” que el PSOE ha engañado a ERC o que  los independentistas catalanes han pactado a cambio de nada? Parece,  más bien,  querer obviar los efectos del pacto y evitar futuras lamentaciones de hemeroteca. Decir que “el acuerdo no implica un referéndum y si lo fuera no serviría de nada” demuestra una candidez  calculada.

Deja bien claro el articulista que la crispación de esta legislatura no vendrá ni del PSOE ni de Unidas Podemos ni de los independentistas vascos o catalanes, sino de la derecha y, sobre todo,  de la formación de “extrema derecha de VOX” que  con sus 52 diputados y un  discurso ultra está arrastrando a la derecha.

Se teme Escolar que si este gobierno de coalición (ni radical ni de extrema izquierda)  no frena “el crecimiento de la extrema derecha”, no rompe la espiral de polarización, no  gestiona bien los recursos del Estado y no integra a Cataluña en España, habrá un nuevo gobierno de coalición, pero esa vez será de “la derecha con la extrema derecha”.

Lo dicho: El gobierno de coalición centrado y progresisita se enfrenta a una oposición  extremista dirigida por un partido ultra (de derechas, por supuesto), que en España no caben dos…extremismos.

26 de mayo de 2020

PEDRO SÁNCHEZ O EL ODIO LARVADO


No cabe duda de que este Covid-19 ha trastocado todos nuestros planteamientos vitales y que está dejando muerte y desolación en España y en el mundo entero, aunque no en todas las naciones por igual por mucho que en ello insistan nuestros gobernantes.

Tras el dolor y el sufrimiento de las víctimas por esta peste que nos atenaza, ha llegado otra de carácter económico. De ésta última difícilmente podrá sacarnos el actual Gobierno de PSOE-U.PODEMOS con los medios y métodos hasta ahora empleados, y que más que consenso y progreso está logrando frustración y miseria, como bien señala en su artículo de hoy el comentarista José-Tomás Cruz Varela. Es de destacar como preocupante la búsqueda y consecución de un Estado subsidiado que sustituya a otro  de trabajo y porvenir.

================================



PEDRO SÁNCHEZ O EL ODIO LARVADO

   A tenor de nuestro actual y desdichado Presidente, a estas alturas, lo más curioso es haber logrado duplicar el número de cargos a dedo. O sea, de libre designación. Prueba evidente de ello consiste en las continuas protestas contra su Gobierno y estrategias difundidas por toda España.

   Sin ir más lejos, el pasado domingo 17 se celebró una nueva jornada de protesta por las calles madrileñas más concurridas del país. Esencialmente se desahogaron los sucesos de la calle Ferraz, confluencias con la Castellana y Pase de la Habana.

   Modificando el tema y a guisa de estafa, los grandes fabricantes chinos timaron descaradamente a nuestra Sanidad y CC.AA. con burdas falsificaciones. En Madrid y Andalucía, la documentación científica y consiguiente certificación de calidad, que no efectuaron las comprobaciones de los grandes timadores chinos, expertos en manipulaciones.

   Las subvenciones anunciadas por Sánchez están resultando alarmantes. El Presidente aspira a que la mayoría de los españoles dependan económicamente del Estado y que su pretensión constituya el fomentar un enjambre de promesas para que la mayoría de los ciudadanos dependan económicamente del Gobierno. Los planteamientos terminarán forzando la quiebra técnica en el escaso tiempo, tras dispararse el déficit y la deuda pública.

   Las bravuconeadas del señorito no solo triplicaron el gasto ministerial con el consiguiente derroche en asesores, emprendiendo una desmadrada carrera de dinero publico que podría desembocar en una descarada operación electoral con votos comprados.

   En otro orden de cosas, los efectos coronavirus  lo podría aliviar Europa, si bien son varios los países de nuestro entorno que no están dispuestos a colaborar con un Gobierno dotado de ministros comunistas, ni soportar el despilfarro de gasto público y los responsables de las subvenciones que exigen mas intervención que ayuda.

   Varias han sido las situaciones que han votado últimamente, entre ellos aclarar que nuestra Sanidad pública no es la mejor del mundo. Podemos afirmar que gozamos de una buena y destacada Sanidad pero con ciertas limitaciones.

   Aparentemente carecemos y nos falta personal. Nuestro sistema sanitario ha quedado totalmente trastocado  y sin recursos ni capacidad para cumplir las funciones que se le encomendó y, entre otras, la compra de material sanitario

   En una primera etapa, los Gobiernos autonómicos se partieron la cara por quitarse los aviones de las manos. Todos se volcaron en que las principales autoridades se implicarían en las compras.

   Decididamente el desmadre con su capitán a la cabeza de la quiebra económica, lamentablemente  fomentó con todos sus problemas las consecuencias y barbaridades….¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.
José-Tomás Cruz Varela
Director de RR.HH.