21 de enero de 2018

EL FENÓMENO POLITICO ARRIMADAS


Las elecciones catalanas nos dejaron,  entre otras cosas, el protagonismo real de una lideresa  consolidada como es Inés Arrimadas. No sólo ha vencido a los soberanistas, sino que se ha hecho con la gran mayoría de votantes del centro derecha catalán dejando en muy mal estado al Partido Popular.
Aunque Ciudadanos, no ha podido hacerse con la presidencia del Parlamento autonómico y lo tiene demasiado complicado para gobernar en Cataluña, esta guerra aún no ha terminado y la primera batalla anuncia un mejor futuro  que entierre los errores de Puigdemont .

====================

EL FENÓMENO POLITICO ARRIMADAS
(De mi puño y tekla)

  Resulta harto difícil encontrar a un ciudadano/a, con independencia de los votantes a los partidos independentistas catalanes, que por diversas razones no simpatice con la andaluza Inés Arrimadas (Jerez, 1981). Tras el resultado obtenido por esta política  de Ciudadanos, logrando 36 diputados en las pasadas elecciones autonómicas catalanas del 21-D. dejó el pabellón muy alto batiendo a los dos líderes soberanistas Puigdemont (J x Cat) y Junqueras (ERC), lo que le ha granjeado un merecido prestigio, que ya venía cosechando en sus actuaciones públicas anteriores en base a su forma de conectar con el público asistente.

    En Madrid concretamente, Arrimadas ya cuenta con un predicamento superior al del líder de la formación, Albert Rivera, y nadie medianamente sensato podría justificar que tal valoración obedece exclusivamente a sus innegables atributos femeninos. A su favor, entre otros valores,  cabe destacar su franqueza y vehemencia con que se expresa unido a la gran naturalidad y sencillez de lenguaje. Características de las que carecen lamentablemente muchos políticos españoles a los que un curso de oratoria efectiva favorecería su calidad comunicativa.

   Si algo gusta y convence al auditorio es que el orador de turno acuda con la lección  bien aprendida, que se exprese con conocimiento de causa, criterio, sensatez y como no, con un lenguaje sencillo y entendible. A la postre, Arrimadas, ha demostrado que los más perjudicados en la contienda por los nacionalismos son los catalanes, como lo están evidenciando la huida de empresas, ausencia de inversiones,  destrucción de empleo, descenso del turismo, etc. etc.

   Los partidos independentistas deben reconocer la victoria de Ciudadanos y para más INRI, que la  ha sido  obra de una “charnega” andaluza con todos los merecimientos y reconocimientos. C´s presentará su candidato oficial para la presidencia del Parlamento, al diputado electo y vicepresidente de la cámara durante la legislatura anterior, Espejo-Saavedra.  Ya se han iniciado los contactos comenzado a debatirse pero nada definitivo por el momento….¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

14 de enero de 2018

LA ESCUELA DEBE FORMAR, NUNCA ADOCTRINAR

El sistema educativo debe ser el instrumento de formación que capacite al individuo para obrar y decidir libremente y no el medio de adoctrinamiento que le  prive de conciencia crítica y lo convierta en un mero transmisor  de la tendencia política imperante.

En estos días de zozobra,  la experiencia está demostrando que el adoctrinamiento ciega la razón y estimula las pasiones que llevan, en casos extremos,  a posiciones xenófobas y de supremacía con quienes piensan  diferente. 

Gobiernos de todos los signos, desde el Estado o desde las CCAA  han pretendido  y pretenden instrumentalizar la educación y ponerla a su servicio  para introducir desde ella en la sociedad  sus propias  consignas ideológicas y la defensa de sus intereses.

El nacionalismo radical catalán ha puesto la escuela al servicio de un proyecto separatista y resulta fácil comprobar los efectos de  la manipulación  llevada a cabo durante muchos años. Es de todos conocido que cuando  se transfirió la competencia educativa a Cataluña, muchos profesores allí residentes cambiaron sus destinos a otras zonas de España  porque sabían de las intenciones de los que allí se quedaban y no ocultaban: “tan importante como la enseñanza de la lengua era la de crear conciencia de país”. Los separatistas se sirvieron de la enseñanza y de los medios públicos de comunicación para conseguir el fin propuesto: la secesión del resto de España con total desprecio a las leyes vigentes y la creencia de que les saldría gratis. Fernando Savater lo resumió en un esclarecedor artículo: “El gran problema de Cataluña es la educación y la propaganda” y así ha sido durante “cuarenta años de adoctrinamiento”

Es ahora cuando esa mayoría silenciosa y silenciada está  conociendo y sufriendo los efectos del plan segregador trazado hace cuatro décadas, o quizás más.  Carentes de justificación alguna,  ética o jurídica, y  con la excusa de poseer rasgos diferenciadores propios, los independentistas han falseado  la Historia, la Literatura, el Derecho, la Lengua y hasta la Geografía, y  han logrado transmitir un relato eficaz contra la unidad  territorial y social de España en un ambiente de presión, de desprecio y de fanatismo.

La dejadez de los distintos gobiernos nacionales ha llevado a Cataluña a la situación actual; ha permitido a sus gobernantes instaurar un pensamiento único dominante y excluyente,  y aprovecharse de la escuela y de  los medios de comunicación para sembrar y pregonar una ideología perversa. Cuando se traspasaron las competencias educativas no se preocuparon del funcionamiento de los mecanismos de control y hasta hubo quien consideraba  la intervención estatal en el sistema educativo poco progresista. La Alta Inspección sólo ha existido de nombre, ya que no ha ejercido como tal ni ha ejercido sus funciones,  y la educativa ordinaria cuenta con un número importante de  miembros sin oposición,  nombrados por la autoridad autonómica,  método extrapolable y adoptado también en los nombramientos de directores de  Colegios e Institutos.

El sistema educativo debe configurarse dentro de los principios y valores de la Constitución y asentado en el respeto a los derechos y libertades en ella reconocidos. Los alumnos españoles de Cataluña,  y de algún otro lugar, han visto cercenados algunos de sus derechos como el uso de la lengua propia común, el acceso al acervo cultural español y el conocimiento de las Instituciones estatales. Unos contenidos comunes curriculares no son incompatibles con el conocimiento de la lengua vernácula cooficial y la cultura propia de cada Comunidad  Autónoma. La igualdad de todos los españoles requiere ese contenido común que el Estado no ha sabido o no ha querido vigilar, y en su caso imponer cuando se incumplía. Incluso han aprobadas leyes que han contribuido más  a la desvertebración educativa actual que a su unidad. Algunas Comunidades Autónomas   han tendido a priorizar lo que nos separa en vez de aquello  que nos une desde hace siglos a todos los ciudadanos españoles. 

Mientras el problema se acrecentaba,  el Estado se ponía de perfil, miraba de lado, callaba y cerraba los ojos administrativos… No era consciente de la gravedad que la manipulación impuesta a generaciones consecutivas de jóvenes podría incrementar el independentismo y desgarrar la convivencia  de la sociedad pasados los años. Stalin lo había sugerido tiempo años antes: “la educación es un arma cuyo efecto depende de quién la tenga en sus manos y de a quién apunte”. En nuestro caso se sabe perfectamente quién la tenía y hacia quién iba dirigida.

Los independentistas catalanes con su declaración unilateral de independencia han tensado tanto la cuerda  que han llegado a un punto límite de complicado retorno. Ya  no valen ambigüedades ni equidistancias  en negociaciones con quienes han perseguido romper la soberanía nacional de los españoles que les  garantiza la igualdad de los derechos, deberes y libertades.

Hoy más que nunca es necesario un Pacto de Estado por la Educación que la aísle de la confrontación ideológica y dote de estabilidad, rigor e imparcialidad al sistema educativo español. Es preciso que ese Pacto garantice la cohesión del sistema, asegure la cooperación leal entre todas las Administraciones Educativas y frene con todos los medios a su alcance los  desafíos  territoriales presentes y  los conflictos futuros.



7 de enero de 2018

DESAVENENCIAS ENTRE PP Y CIUDADANOS

DESAVENENCIAS ENTRE PP Y CIUDADANOS

(De mi puño y tekla)

   Motivado por los desastrosos resultados obtenidos por los populares en los recientes comicios del 21-D, las relaciones entre el PP y Ciudadanos han comenzando a enrarecerse, debido en esta ocasión a la negativa de Inés Arrimadas de presentarse a la investidura con toda la razón, acusándola absurdamente los conservadores de "escudarse" y tener alergia a gobernar. Toda una incongruencia, dado que si así fuera no se habría presentado como candidata.

   Ahora bien, si lo pretendido  es ocultar su fracaso electoral, no han podido elegir momento peor. Es obvio que la intención pasa por contrarrestar el tremendo desgaste político tras haber cosechado la ridícula cifra de cuatro diputados lo que les impide incluso mantener grupo parlamentario. Nada que ver con optar a la presidencia de la Cámara.

   En efecto, la sociedad catalana se encuentra sumida en una incógnita y  fracturada en dos bloques entre independentistas y constitucionalistas, y a su vez, estos últimos divididos  entre sí por diversas circunstancias. Ciudadanos descarta concurrir a la presidencia de la Generalidad por un elemental criterio al no disponer de los escaños suficientes (suman 65 incluyendo a los comunes de Ada Colau), sin alcanzar los 68 necesarios para obtener la mayoría, cifra que reúnen fácilmente los independentistas, incorporando a: J x Cat, ERC y la CUP. El PP aspira, craso error, a que por lo menos Arrimadas abra una ronda de contactos con los partidos. Según Rafael Hernando, nefasto portavoz parlamentario del PP y defensor de la idea, lo suyo habría sido observar un discreto silencio.  Dicho sea de paso, la penosa oratoria del citado político, cada vez que intervine, supone una considerable pérdida de votos para los populares.

   Todos recordamos que recientemente y cada vez que la situación lo permitía, Mariano Rajoy, apelando a su excelente forma física, comunicaba al auditorio estar acariciando la posibilidad de acceder a una tercera legislatura. Desafortunado comentario que por cierto no ha vuelto a repetir desde el mazado de los patéticos resultados conseguidos por el PP en las elecciones autonómicas

   Convendría que alguien de su formación recomendase al jefe del Ejecutivo que a primeros del 2018, comienzan las consultas a los restantes partidos de cara a la problemática negociación de los Presupuestos Generales del Estado, unido a la complicada situación catalana en lo que a la formación de Gobierno autonómico se refiere, y finalmente,  anunciar que en dicho año, nuevamente saltará a la palestra el problemático caso “Gurtel” celebrándose el correspondiente juicio con todas sus consecuencias y secuelas….¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

1 de enero de 2018

NEFASTO PRESENTE Y ESPERPÉNTICO FUTURO CATALÁN

Interesante el análisis que nuestro colaborador José-Tomás Cruz Varela hace sobre las pasadas y recientes elecciones catalanas. Los ciudadanos han hablado. y ahora, ¿qué? ¿Se ha avanzado algo o se ha retrocedido? Si los políticos no aciertan, serán los empresarios quienes decidan con el futuro de sus empresas y los catalanes opuestos al separatismo  quienes prosigan con su iniciativa de Tabarnia

==============================

NEFASTO PRESENTE Y ESPERPÉNTICO FUTURO CATALÁN
(De mi puño y tekla)

   Adiós a la esperanza. Tras los resultados de las pasadas elecciones del 21-D, Cataluña no podrá recuperar la tan anhelada  normalidad. Desmoraliza constatar hasta que punto el maldito “procés” ha conseguido nuevamente fanatizar a la sociedad catalana, parte de cuyos electores han renunciado a juzgar y examinar la desastrosa gestión de sus líderes, a los que siguen favoreciendo con sus sufragios, a pesar del daño económico y social que ha ocasionado el desastroso secesionismo.

    Los votos cosechados por el huido  Puigdemont  y el recluso Junqueras, ambos pendientes de un proceso penal, con su victoria, pretenden que sus delitos sean olvidados, algo que no conseguirán, dado que como imputados serán juzgados por rebelión y sedición. El ex presidente de la Generalidad ha logrado, con su influencia sobre un considerable colectivo de catalanes, alzarse con la hegemonía del bloque separatista a costa de ERC,  lo cual sin duda desembocará en un nuevo enfrentamiento con el Gobierno vía artículo 155 con las consiguientes consecuencias.

   En lo que respecta al tema económico, lo previsible, lamentablemente, es que la fuga de empresas retorne e incluso se incremente porque los empresarios necesitan estabilidad política y seguridad jurídica, justo lo que no les proporcionará el independentismo.

   Sobre el PSC de Iceta, poco se puede decir y menos ahora. Al margen de su errática estrategia, con su actitud no representa precisamente una referencia contra el nacionalismo y menos aún con el alarde de ambigüedad de su líder. Por su parte Domenech y Colau ya no son necesarios para disponer de una mayoría.

    En cuanto al PP, con tres diputados, tal resultado supuso un tremendo batacazo. Cuando menos, albergaban mantener el mismo número conseguido en el 2015. El fracaso del Albiol merecía la dimisión irrevocable, si bien en su comparecencia se limitó a criticar a Ciudadanos con inoportunas disculpas de mal perdedor. La formación de Rivera salió de estos comicios muy reforzada y con la intención de ocupar  en el futuro un espacio mucho más amplio en el centro derecha español.

   De cualquier forma, con los 37 diputados conseguidos por Cs, vinculándose al PSC y PP, solo sumaría 57 escaños, con lo cual se reproduciría la misma situación previa a las elecciones. Cuestión aparte será cómo los conservadores recomponen su formación de cara a las próximas elecciones generales. Lo que si queda meridianamente claro es que el PP en Cataluña no goza del más mínimo predicamento. Ciudadanos planteó una campaña totalmente distinta, con un discurso emocional perfectamente expuesto y defendido por Arrimadas. Nada que ver con la perorata administrativa y reiterativa del jefe del Ejecutivo, quedando demostrado que tampoco Albiol es el dirigente más idóneo para superar la crítica y compleja situación catalana. Rajoy repudia el hacer política, pero visto lo visto no le quedará otro remedio, si no quiere verse sobrepasado por otro partido más joven y telegénico.

   El tan cacareado artículo 155 se estrelló contra las urnas. Para muchos, Rajoy se precipitó apostando por propiciar a la mayor brevedad el derecho a decidir, decantándose la ciudadanía a favor del secesionismo. A partir de ahora, el PP deberá enfrentarse a una situación muy enrarecida: la tensión separatista en la calle será permanente, con manifestaciones y provocaciones de distinta índole. Justo en el momento en que el Gobierno tenía previsto dedicarse por entero a cuestiones urgentes y trascendentes para la nación. Podría ocurrir también que el estado de preocupación derivase en una posible convocatoria de elecciones anticipadas....

   El éxito electoral de Ciudadanos en Cataluña, convierte a este partido en una alternativa de Gobierno que sin duda aprovechará Albert Rivera para vender su proyecto político en toda España, apoyándose en la victoria sobre el independentismo. Fernando Páramo, secretario de Comunicación y cabeza pensante de Ciudadanos, tiene previsto trasladar al resto de la Nación el mensaje de triunfo que les permita presentarse como partido de Gobierno.

   Entre los dirigentes del PP y tras el apabullante fracaso, ya comienzan a escucharse críticas sobre diversos aspectos como el haber construido la campaña sobre la aplicación del artículo 155, o la excesiva implicación de Rajoy al que acusan de aparecer como "el perdedor" en lugar de Albiol, etc. Todavía no está escrita la última palabra ni mucho menos sobre esta complicada situación, toma de posesión, dudoso desplazamiento de Puigdemont a España y un largo etc...¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

26 de diciembre de 2017

A PROPÓSITO DE LA ENTREVISTA CONCEDIDA POR DOLORES COSPEDAL GARCÍA

A PROPÓSITO DE LA ENTREVISTA CONCEDIDA POR DOLORES COSPEDAL GARCÍA
((De mi puño y tekla)

Nada más fácil para un periodista que entrevistar a la actual ministra de Defensa, Dolores Cospedal García (el “de” es añadido), dado que preguntas y respuestas suelen repetirse con pequeños matices y adaptadas al momento político. Concretamente, en la aparecida en El Mundo del pasado domingo 17 y realizada por Marisol Hernández y Fernando Lázaro, se produce la lamentable circunstancia comentada. A continuación figuran una serie de comentarios glosando algunas de las contestaciones de la citada política con las cuales, obviamente, se puede estar de acuerdo o discrepar abiertamente.

- Afirmar que la garantía de que en las próximas elecciones del 21D, haya un Gobierno constitucionalista y no independentista es el PP, cuando todos los sondeos de opinión le otorgan un último puesto en sufragios y diputados supone cuando menos un tremendo despropósito como el del “finiquito en diferido” ideado por la ministra sobre el despido del ex tesorero Luis Bárcenas. Conviene recordar que tanto Sánchez Camacho como Albiol, representantes del Gobierno hasta el momento solo han cosechado fracasos en Cataluña.

- Aunque Cospedal García lo cuestione, la presencia y repercusión del PP en Cataluña ha sido prácticamente nula. Pagar las deudas de la Generalidad contraídas con los proveedores no ha servido para nada. En la época de Convergencia y con Puyol las cosas eran totalmente distintas. Ahora, con Rajoy y a golpe de dádivas, nada o muy poco se soluciona.

- La aplicación del artículo 155 de La Constitución se demoró en exceso. Demasiado tiempo soportando insultos, descalificaciones y humillaciones sin mover un dedo. Cospedal García justifica la demora defendiendo, como siempre, la postura de Rajoy a tenor de las consignas del eterno asesor Arriola, cuya política de quietismo, lamentablemente, ha mantenido a Rajoy en la Moncloa hasta el grado de manifestar que se encuentra fuerte para afrontar una tercera legislatura. Esperemos que todo quede en una broma de mal gusto.

-Para Cospedal García, el único partido que puede garantizar que las cosas se hagan bien en Cataluña es el PP. Toda una falacia. Solamente podría lograrse un cambio social, político y económico en dicha Comunidad, por mucho que le molesta a la Sra. ministra es Ciudadanos, de la mano de Ciudadanos y su candidata Inés Arrimada. Decir lo contrario es una burda mentira. La victoria del colectivo independentista nada solucionaría. Un simple vistazo a las encuestas, con independencia de quien gane las elecciones, reflejan que la diferencia en votos y escaños entre Ciudadanos y el PP es abismal a favor de los primeros, entre otras razones porque Cs no está emporcado por el estigma de la corrupción.

- Por  activa y por pasiva, a la pregunta de si le gustaría ser presidenta del Gobierno, una vez más, Cospedal García, se salió por la tangente cuando nadie ignora, tanto dentro como fuera de su partido que daría lo que fuese por acceder a La Moncloa. Pretende aparentar prudencia pero la ambición le correo y disimularlo no es tarea fácil en su caso. Tiene muchos enemigos con independencia que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría conoce sus maniobras. Su mantra para sacudirse la incómoda pregunta es siempre el mismo: me gusta ser ministra de Defensa. Siento un gran agradecimiento hacia  al presidente del Gobierno y otra serie de sandeces similares, pero a pesar de la insistencia de sus entrevistadores, en ningún momento se ha manifestado sobre el mencionado tema.

- En lo que respecta al delito informático que ha supuesto la destrucción de los ordenadores de Bárcenas,  Cospedal García, que no puede evitar su odio hacia el ex tesorero del PP, una vez más ha escurrido el bulto alegando que "es algo sorprendente lo que ha sucedido con este tema", negándose a decir nada más.

A la flamante y marcial ministra de Defensa y Secretaria General del partido Popular, le habría resultado indiferente ocupar cualquier cartera ministerial. El objetivo era alcanzar el cargo. Podría ser  entrevistarla mil veces, pero resultaría una lamentable pérdida de tiempo porque sus contestaciones no variarían un ápice. No obstante, votantes, afiliados y simpatizantes, dudosamente la propondrían para regir los designios de los españoles.....¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela 

======================================

Tanto la entrevista como el artículo de  José-Tomás Cruz Varela fueron realizados antes de celebrarse las elecciones autonómicas catalanas. Vistos los resultados, es fácil comprobar que los comentarios de nuestro colaborador estaban acertados. Y añadir, que el futuro catalán es incierto y no está despejado, dada la mayoría absoluta independentista en su Parlamento, aunque no en la  masa social de apoyos.

18 de diciembre de 2017

EXTRAVAGANTES Y DESDICHADAS ELECCIONES CATALANAS

EXTRAVAGANTES Y DESDICHADAS ELECCIONES CATALANAS
(De mi puño y tekla)

  De inédito, extravagante y desdichado podría ser considerado, al menos en España, que en unas elecciones autonómicas, dos de sus principales candidatos: Carlos Puigdemont (Junts per Catalunya) y Oriol Junqueras (ERC), no puedan participar personalmente en la campaña electoral como líderes de sus respectivas formaciones. En el primer caso por haber huido a Bruselas y en el segundo por permanecer en la prisión de Estremera (Madrid).

   En línea similar, aparece otro  despropósito en el cual está cayendo hasta el mismísimo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando  habla de “ciudadanos catalanes” circunstancia inexistente. Igualmente  se está confundiendo el enfrentamiento entre independentistas y constitucionalistas, como si se tratara de un conflicto entre dos países distintos. Lenguas minoritarias y restantes peculiaridades culturales son perfectamente tolerables, admitiéndose obviamente el sentirse vasco, canario, gallego, murciano, etc., siempre sometidos a la legalidad vigente.

   El planteamiento de los comicios catalanes del 21-D, suponen todo un desafío contra la lógica electoral. Incluso, tras ser celebrados y conocidos los resultados, es muy posible que se compliquen todavía más las complejas relaciones entre Cataluña y España. Inicialmente se interpretó que la convocatoria electoral por parte del gobierno independentista podría representar una solución a la crisis, pero tras la inoportuna declaración de la república catalana independiente,  Puigdemont no se atrevió a dar el paso, siendo el propio Rajoy quien convocó a los catalanes para votar el 21-D, apoyándose en la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

   En principio todo parecía discurrir con la mayor naturalidad, si bien pronto surgió un sobrevenido enrarecimiento ante la duda de que las mencionadas elecciones no supusiesen remedio alguno, tendente a recuperar la ansiada normalidad.

    Al margen de lo expuesto, son muchos y complejos los enfrentamientos que  están aflorando con motivo de la próxima confrontación electoral. La competencia entre los propios partidos independentistas se presenta especialmente cruenta, dándose la circunstancia, aparentemente, de que la condición de fugitivo (Puigdemont) está resultando mas  rentable que la de vulgar preso (Junqueras).

   Bajo la amenaza de ser detenido si pisa territorio español, es difícil que Puigdemont se arriesgue a retornar por el momento, y si lo hace quedará sujeto a los criterios que establezca el juez de vigilancia., con el antecedente negativo de que ya huyó una vez, lo que dificulta que se le otorgue permiso para abandonar la celda y acudir al Parlamento.

   Ciudadanos, por su parte, está rentabilizando la implantación el artículo 155 en mayor medida que el PP, partido este último con nula repercusión en Cataluña. Todo lo contrario de lo que está ocurriendo con la candidata de Cs, Inés Arrimadas, cuyo prestigio político está siendo muy valorado a nivel país. Dicho partido, si continúa manteniendo su imagen de ausencia de corrupción y principios, lo más normal es que obtenga unos buenos resultados tal como están adelantando las encuestas, aunque en este caso concreto,  los sondeos de opinión ofrecen resultados para todos los gustos…..¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

11 de diciembre de 2017

¿Eligió Chamberlain “Entre el deshonor y la guerra”?

La entrada anterior terminaba con la famosa réplica de Winston Churchill  a Chamberlain  “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra…elegisteis el deshonor y ahora tendréis la guerra” a propósito del Pacto de Munich, y la duda de que eso ocurriera realmente.  A lo largo de muchos años se le atribuyó esa expresión y,   sin embargo, eso no ocurrió así.

(Derecha, Sir Wisnton Churchill)

Churchill no dijo esas palabras que han pasado a la Historia y las que realmente dijo, la Historia las ha olvidado. Pero lo cierto  es que aun no habiendo sido dichas, su mensaje se cumplió y aún sigue en vigor.

El día 5 de octubre de 1938, Winston Churchill rebatió a Chamberlain en la Cámara, refutando la propuesta del Canciller del Tesoro, Sir John Simon, quien suplicó:

"Que esta Cámara apruebe la política del Gobierno de Su Majestad mediante la cual se evitó la guerra en la reciente crisis y apoya sus esfuerzos para asegurar una paz duradera". 

De la propuesta anterior parece más bien que fue Sir John Simon quien habló de asegurar la paz evitando la guerra con la negociación habida en Munich, y en la que Francia y Gran Bretaña cedieron ante las presiones de Hitler.

Sin embargo, Churchill no se quedó corto en sus críticas a la actuación de Chamberlain mediante un largo discurso, que puede verse en su totalidad traducido al español o en su versión íntegra  inglesa, del que hemos extraído algunos párrafos  memorables que demuestran la capacidad de análisis  de un  hombre de Estado, que supo ver las causas del problema y proponer los medios que las pudieran evitar en el futuro.

 Churchill cree que:

a) Los políticos están obligados a decir la verdad de los hechos a los ciudadanos para que la conozcan y puedan obrar en consecuencia. Todo un ejemplo a seguir:
  “Comenzaré diciendo lo que todo el mundo desearía ignorar u olvidar, pero que, sin embargo, debemos afirmar, es decir, que hemos sufrido una derrota total y absoluta,…”

b) Retrasar un problema no implica solucionarlo: sólo avanza más lentamente y a la vez lo agranda:
“Lo último que ha podido ganar  (se refiere a Chamberlain) para Checoslovaquia y en los asuntos que estaban en disputa ha sido que el dictador alemán, en lugar de arrebatarle los víveres de la mesa, se ha contentado con que le sirvan uno tras otro…”

c) Sigue siendo necesario el lema romano “Si vis pacem, para bellum” (“Si quieres la paz, prepárate para la guerra”) como un elemento  persuasivo  más contra el enemigo:
“Siempre he mantenido la opinión de que el mantenimiento de la paz depende de la acumulación de elementos disuasorios contra el agresor,…”

d) Conocer un problema y no poner remedios, degenera en catástrofe; pero si llegan tarde, la confrontación total con victoria del más fuerte otorga la solución.
“Entre la sumisión y la guerra inmediata había esta tercera alternativa, que daba esperanza no sólo de paz sino de justicia. Es cierto que tal política para triunfar exigía que Gran Bretaña declarara directamente y con mucho tiempo de antemano que ella, junto con otros, se uniría para defender a Checoslovaquia contra una agresión no provocada. El Gobierno de Su Majestad se negó a dar esa garantía cuando hubiera salvado la situación, pero al final la dieron cuando ya era demasiado tarde, y ahora, para el futuro, la renuevan cuando no tienen el menor poder para hacerla buena.” 

e) No intervenir en un problema y el dejar hacer permite  que tarde o temprano el problema sea irresoluble,  que el confiado sea destruido por el calculador y el lobo destroce al cordero.
“Me atrevo a pensar que en el futuro el Estado checoslovaco no puede mantenerse como una entidad independiente. Usted encontrará que en un período de tiempo que puede ser medido por años, pero puede ser medido sólo por meses, Checoslovaquia será engullida en el régimen nazi.”

f) El  “puro buenismo” consistente en el abandono de las propias obligaciones dejando hacer al contrario lo que quiera, en no actuar para no crispar, en no prepararse a sí mismo y permitir pertrecharse al enemigo, sólo conduce a situaciones lamentables

"De todos modos, esa historia ya ha terminado y ha sido contada. Pero no podemos considerar el abandono y la ruina de Checoslovaquia a la luz sólo de lo que ocurrió el mes pasado. Es la consecuencia más grave que hemos experimentado de lo que hemos hecho y de lo que hemos dejado sin hacer en los últimos cinco años: cinco años de buena intención inútil, cinco años de ansiosa búsqueda de la línea de menor resistencia, cinco años de retirada ininterrumpida del poder británico, cinco años de descuido de nuestras defensas aéreas. .. Nos hemos reducido en esos cinco años desde una posición de seguridad tan abrumadora y tan incontenible que nunca nos importó pensar en ello. Hemos sido reducidos de una posición en la que la palabra "guerra" fue considerada una que sólo sería utilizada por personas que califican para un manicomio."

g) La falta de previsión, el descuido de obligaciones y la permisividad del rearme del enemigo sin hacerlo consigo mismo  le debilitan mientras fortalece al enemigo:
“Cuando pienso en las justas esperanzas de una larga paz que aún estaba ante Europa a principios de 1933, cuando Herr Hitler obtuvo por primera vez el poder, y de todas las oportunidades de detener el crecimiento del poder nazi que se ha echado, cuando pienso de las inmensas combinaciones y recursos que han sido descuidados o malgastados, no puedo creer que exista un paralelo en todo el curso de la historia. En lo que concierne a este país, la responsabilidad debe recaer en aquellos que tienen el control indiscutible de nuestros asuntos políticos. No impidieron a Alemania rearmarse, ni se rearmaron. “

h) Es una obligación moral  aconsejar y decir la verdad aunque no guste oírla.
“El pasado ya no es más, y sólo se puede sentir consuelo si uno siente que uno ha hecho lo mejor para aconsejar correctamente, sabiamente y con tiempo. Por lo tanto, me dirijo al futuro y a nuestra situación tal como es hoy. Aquí, una vez más, estoy seguro de que tendré que decir algo que no será del todo bienvenido”.

i) Cuando se pasa a depender del enemigo se puede llegar a entregar los valores más preciados. Una política de sumisión conlleva restricción a la libertad de expresión en todos los medios  e impedimentos para criticar al enemigo. Con una prensa vendida o atolondrada el viaje se hace más difícil:
“Esas exigencias pueden afectar la entrega del territorio o la entrega de la libertad. Preveo y predigo que la política de sumisión llevará consigo restricciones a la libertad de expresión y de debate en el Parlamento, en las plataformas públicas y en las discusiones en la prensa, pues se dirá -en realidad, no podemos permitir que el sistema nazi de la dictadura sea criticado por los políticos ingleses ordinarios y comunes. Luego, con una prensa bajo control, en forma directa pero más fuerte  cuando se hace indirectamente, con todos los órganos de la opinión pública dopados y cloroformados en aquiescencia, nos conduciremos a lo largo de otras etapas de nuestro viaje”.

j) Ante el peligro enemigo la única solución es el rearme inmediato, con todos los medios disponibles:
“He estado tratando de ver cómo se pueden tomar medidas para protegernos de este avance del poder nazi y para asegurar esas formas de vida que nos son tan queridas. ¿Cuál es el único método que está abierto? … Debería hacerse inmediatamente un esfuerzo de rearme que no se ha visto, y todos los recursos de este país y toda su fuerza unida deben estar destinados a esa tarea.”

k) Reconocer que el enemigo sabe de las deficiencias y carencias propias porque se ha preparado mejor en sus objetivos y que las primeras derrotas son el comienzo del final si no se pone remedio mediante una recuperación moral con demostración de la fortaleza necesaria para defenderse y atacar:
“Ellos deben saber que ha habido un descuido y una deficiencia en nuestras defensas; deben saber que hemos sostenido una derrota sin una guerra, cuyas consecuencias viajarán con nosotros a lo largo de nuestro camino; deben saber que hemos pasado un hito tremendo en nuestra historia, cuando todo el equilibrio de Europa ha sido trastornado, y que las palabras terribles se han pronunciado por el momento contra las democracias occidentales: "Has sido pesado en la balanza y te falta algo." Y no suponga que este es el final. Esto es sólo el comienzo de la cuenta. Éste es sólo el primer sorbo, el primer anticipo de una copa amarga que nos será ofrecida año tras año, a menos que por una suprema recuperación de la salud moral y el vigor marcial, nos levantemos de nuevo y tomemos nuestra posición de libertad como en la antigüedad.” 

Si extrapolamos las enseñanzas que Churchill deja en su discurso  a la situación que el separatismo catalán ha llevado a la nación española, seguro que habrá medidas que corrijan el presente y eviten que puedan surgir en el futuro. En las manos de nuestros políticos están las soluciones: otra cosa es que las conozcan y  les interese ponerlas en vigor. Para todo ello se necesita valor y poder de decisión, pero parecen dar más muestras de carencia que de suficiencia.

3 de diciembre de 2017

21-D. IMPREDECIBLES RESULTADOS

Tiene razón nuestro colaborador José-Tomás Cruz Varela: los resultados de las autonómicas catalanas son impredecibles y decisivas. Mientras que unos se las toman como plebiscitarias, los constitucionalistas lo hacen como un ejercicio de liberación de tanto independentismo supremacista. Pase lo que pase, el problema catalán seguirá, y tendremos que seguir conviviendo con él. El enfrentamiento entre la razón y el sentimiento apasionado, por no hablar de fanatismo,  no suelen superar una frágil entente. 

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

21-D. IMPREDECIBLES RESULTADOS
(De mi puño y tekla)

    Ciertos políticos españoles, catalanes incluidos,  por su comportamiento, podrían perfectamente ser considerados como una falta de respeto hacia la ciudadanía. Una vez más, y para no romper el hábito, el incalificable Puigdemont, con motivo de la presentación en Brujas de su lista para el 21-D, repleta de independientes, inició su intervención apelando a la represión del gobierno central, contra los que él considera como “legítimos” representantes de Cataluña, es decir, los suyos. A lo largo de su manida perorata, rayana en la incongruencia, se permitió la licencia de preguntarse y preguntar al auditorio como es posible que una candidatura deba presentarse en el exilio, cuando fue él y algunos de sus consejeros los que le acompañaron en la huida a Bruselas.

   Alegar sin el más mínimo recato que los próximos comicios autonómicos catalanes son los “más trascendentales de la Historia”, representa una de  las más supinas imbecilidades, discriminando e impidiendo que sean otros los que osen permitirse la licencia de participar, que por lo visto solo a él corresponde, como igualmente negar descaradamente la legitimidad de los partidos defensores de la Constitución.

   El ex presidente Puigdemont, aunque lo niegue, interpreta el 21-D como un acto plebiscitario sobre el artículo 155, y de paso aclararle al Estado y a Europa que la democracia en Cataluña no se toca, retando a la oposición constitucionalista  y hasta el mismísimo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a ser reconocido actualmente como presidente y representante de la voluntad del pueblo catalán. Mayor demagogia imposible.

   Habrá que esperar que nos depara el próximo numerito circense del 7 de diciembre, si llega a celebrarse ante las instituciones europeas, bajo el lema de “Europa ¡¡Despierta!! Ayuda a Cataluña”. Incongruencias más fuertes hemos soportado. Al ex presidente Zapatero (PSOE), responsable en parte de muchas de nuestras desdichas y experto contador de nubes lo aguantamos dos nefastas candidaturas. Lo que demuestra que la capacidad de los españoles para tolerar a iluminados no tiene parangón.

   Elecciones aparte, la figura de este insensato político, lo que comunica es: inseguridad, improvisación y desconcierto en sus decisiones,  con lo cual lo único que consigue es perturbar aún más el complejo ambiente en que se están desarrollando los acontecimientos de la precampaña. Pretende resultar original y solo ofrece vulgaridad y burda extravagancia.

   Hasta ahora, lo único tangible e igualmente criticado fue proyectar una imagen de un  líder fugado sin que policías y jueces españoles hayan logrado capturarle. A su favor, relativamente, es innegable que desde hace meses viene apareciendo en la primera página de los periódicos y restantes medios de comunicación y tertulias de debate, siendo citado hasta convertirse en este último mes en una atracción turística mas como la Gran Plaza el Manneken Pis. Es muy fuerte leer que Moncloa (Mariano Rajoy) congela sus proyectos para atender solamente a Cataluña.

   Lo cierto es que al margen del interés que pueda despertar la candidatura del estólido Puigdemont a un mes vista de las elecciones entre parte de la población catalana, partidos , políticos y medios, por mucho que encuestas y sondeos de opinión lo presenten como un fenómeno político, al resto de los españoles les importa un bledo, deseando que cuanto antes se celebre la confrontación.

   No existen programas o por lo menos no se conocen ni discuten. Todo es sentimentalismo y un exacerbado espíritu de manifestación unido a un gran contenido de mentiras, despropósitos, difamaciones y hasta los deseados muertos en la calle. El "proces" fue un "sueño" colectivo como también lo fueron sus defensores e impulsores aunque con deseos contradictorios. Las tensiones crecen y el populismo envenena la campaña, En esta ocasión es mucho lo que está en juego a nivel socioeconómico y todo ello sin  citar los terribles odios que están concitando entre las propias familias. La gran duda es  conocer lo que sucederá a partir del día 22 en función de los resultados, posibles pactos, etc......¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

27 de noviembre de 2017

Del “Si vis pacem, para bellum” de ayer al “Si vis bellum, para pacem" de nuestros días (II de II)


En la anterior entrada partimos  del: “Si vis pacem, para bellum” (“Si quieres la paz, prepara la guerra”) de escritor romano Plubius Flavius Vegetius y vimos la versión de Napoléon “Si vis bellum, para pacem.” ("Si quieres la guerra, prepara la paz"). Hoy analizaremos otras versiones dadas a lo largo de la Historia:

- “Si vis pacem, para pactum” (“Si quieres la paz, prepara el pacto”). Después de la guerra, la vida continúa, y si no se establecen condiciones justas, la guerra continuará de una forma u otra. El ejemplo de la II G.M. tuvo su origen principal  en el Tratado de Versalles, pacto por la paz firmado el 28 de junio de 1919 entre los Países Aliados y la Alemania del II Reich.

- “Si vis pacem, fac bellum” ("Si quieres la paz, haz la guerra"). Sugiere que tal vez el sólo estar preparado para la guerra no es suficiente y que es necesario librar una guerra para disuadir otra mayor. El mundo tiene que estar seguro para vivir en democracia, sin lo cual no se garantiza. Cuando fallan los medios para imponer la paz, puede surgir la batalla y en  lugar de “si vis pacem, para bellum” tendremos “Si vis pacem, fac bellum”.

- “Si vis pacem, para pacem” ("Si quieres la paz, prepara la paz"). Se atribuye a Barthélemy Prosper Enfantin, uno de los fundadores del Saint-Simonianismo, en carta  en 1841 al general Saint-Cyr Nugues “Si vis pacem, para pacem”. Vivir en paz es el mejor deseo posible, pero que choca con aquel “Homo homini lupus” de Hobbes. Es la lucha del “Buen salvaje” de Rousseau  con la esencia autodestructiva o de supervivencia del hombre.  Si se impusiera como fin, ¿por qué no poner los medios para conseguirlo?

La verdad de cada día nos demuestra que no vivimos en un mundo de paz y amor. La vida pasa sin que los ciudadanos tengan mucho que decir y hacer. La realidad no coincide ya con ese estado de bienestar perpetuo  y de “buenismo” que suelen prometernos cuando vamos a votar. La paz no es sólo la ausencia de conflictos, sino la capacidad de gestionarlos, y es un bien demasiado preciado para dejarlo en manos de desaprensivos.

Pasaron más de mil años desde que Plubius Flavius Vegetius nos dejara su particular visión sobre los conflictos armados para que en su misma tierra, un autor netamente renacentista se ocupara de nuevo  de la guerra y de cómo poder evitarla o aminorarla. Al final del capítulo III de “El Príncipe”, Maquiavelo nos dejó uno de sus muchos pensamientos, escritos hace quinientos años, y aún vigentes:

“Si alguno dijera que el rey Luis no cedió la Romaña a Alejandro y el reino de Nápoles a la España, más que para evitar una guerra, respondería con las razones ya expuestas, que no debemos dejar nacer un desorden para evitar una guerra, porque acabamos no evitándola; la diferimos únicamente: y no es nunca más que con sumo perjuicio nuestro”.

Dicho en román paladino: el que tolera un desorden para evitar una guerra, tendrá primero el desorden y después la guerra. Que no le quepa ninguna duda.


 (Derecha, Neville Chamberlain hace su famoso discurso anunciando que la «Paz de este siglo», a su llegada a Londres tras su encuentro con Hitler en Múnich.)

Siglos después, la Historia pareció repetirse durante los inicios de la II GM. Tras la Conferencia de Munich  en septiembre de 1938, tanto ingleses como franceses creyeron haber frenado los planes que Hitler tenía para anexionarse territorios y poblaciones alemanas limítrofes del Reich (Caso de los Sudetes). El Primer Ministro británico, Neville Chamberlain fue el abanderado de la política de pacificación ("appeasement"). “Paz en nuestra época” fueron las palabras que el Daily Herald recogió de Chamberlain a su llegada al aeropuerto de Londres el 1 de octubre de aquel año. Durante los días siguientes se debatió en la Cámara de los Comunes sobre el Pacto suscrito con las autoridades del nacionalsocialismo alemán.

De todo el discurso con el que Winston Churchill  replicó a Chamberlain, sólo unas pocas palabras han pasado a la Historia, rememorando a Maquiavelo: “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra…elegisteis el deshonor y ahora tendréis la guerra”. El hecho cierto es que  poco tiempo después, el Reich se apoderó de los Sudetes y de otros territorios más,  y hubo también guerra. Sobre la veracidad de esas palabras de Churchill y sobre su aleccionador discurso aplicado a la situación  actual de España en su crisis con Cataluña nos ocuparemos en la siguiente entrada.

La última reseña sobre una de las sentencias anteriores la he encontrado en un artículo reciente de Arcadi Espada,  de recomendable lectura y publicado en El Mundo bajo el título “Si vis pacem fac bellum”.,  Toma como referencia los acontecimientos del 1 de octubre en Cataluña y los enfrentamientos entre quienes querían votar en un referéndum ilegal, y analiza la actuación de la policía para impedirlo y el tratamiento que de ello hizo la prensa extranjera y una parte de española.

A. Espada cita un párrafo de la última  obra de Ian Morris Guerra y lo contextualiza en el momento catalán: “La tesis central del libro de Morris es una superación radical del viejo adagio latino Si vis pacem para bellum. En su lugar el historiador y arqueólogo viene a proclamar "Si vis pacem fac bellum. Y escribe: «Si bien la guerra es la peor manera imaginable de crear sociedades más grandes y pacíficas, es básicamente la única que los seres humanos han descubierto. 'Dios mío, debe de haber otra manera', cantaba Edwin Starr, pero aparentemente no es así»”.

 Quizás esa máxima de "Si vis pacem fac bellum" nos ayude a reflexionar que la fuerza y la violencia del Estado pueda prevenirnos de otra mayor y menos deseable que en nombre de la paz se oculta una guerra.


20 de noviembre de 2017

GROTESCO PUIGDEMONT, TODO UN GRAN ERROR

Nuestro colaborador José-Tomás Cruz Varela se centra hoy en el error Puigdemont, sin ambages y sin miramientos. Sin embargo, para la mayor parte de la ciudadanía, este político anodino se ha comportado miserablemente al huir  del barco que encallaba en el Art. 155 y abandonar a sus compañeros de promesas y falacias. Se presentaba como el valiente que asumiría sus responsabilidades, pero ha quedado como un cobardica simplón. Le han faltado arrestos para enfrentarse a las leyes que despreciaba. No obstante, para sus votantes y seguidores fanatizados su actuación ha sido heroica, ya que el grado de adoctrinamiento del que disfrutan les priva del más mínimo sentido crítico. Cualquier cosa que haga será siempre una proeza. Y aunque los lleve al desastre, siempre serán los votantes más agradecidos  del planeta. ¡Allá ellos!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

GROTESCO PUIGDEMONT, TODO UN GRAN ERROR

(De mi puño y tekla)

  Juzgar a los catalanes en base a la catadura y comportamiento de cierta parte de sus dirigentes políticos sería una injusticia. Tras la aplicación del artículo 155, huida de Puigdemont a Bruselas, huelga del pasado miércoles, abandono de empresas y un largo etcétera, han convertido a la región en un insufrible despropósito.

   La asistencia de Forcadell a la manifestación del sábado, habría resultado demasiado descarado tras sus recientes declaraciones contradictorias ante el juez.

   Pretender presentar a España como un Estado represor no prosperaría nunca, como una quimera la confección de una lista  electoral única por parte de los  independentistas. Puigdemont y compañía se están equivocando con sus planteamientos y estrategias. Oriol Junqueras sueña con alcanzar la presidencia de la Generalidad, lo  que anula toda posibilidad de acudir a las próximas elecciones con una lista unitaria encabezada por el ex-presidente residente en Bruselas. Los ruegos de Mas, Pascal y varios dirigentes del PDenCAT pidiendo a Esquerra el acudir juntos a los comicios han sido inútiles como vaticinaron todos los sondeos de opinión.

   Todavía son multitud los catalanes que continúan apoyando el soberanismo, si bien, los síntomas apuntan hacia un lento declive. Las bases de ANC y Ómnium ya cuestionan a sus líderes y eso es una clara señal de descenso, como el hartazgo sobre el independentismo por parte de la ciudadanía tras comprobar que la prosperidad prometida no aflora por ningún sitio, sino más bien todo contrario.

   Resultaría cuando menos paradójico que el próximo presidente de la Generalidad se encontrase en prisión en el momento de su elección. Todo indica que ERC parte como favorito para ganar el 21-D, por lo que el aspirante a suceder a Puigdemont recaería en Oriol Junqueras. Lo suyo será que se habiliten los medios necesarios para que los candidatos y otros implicados puedan participar en las respectivas campañas electorales y no se añada un problema más.

   Tras analizar las últimas declaraciones de destacados políticos implicados en el "proces", todo lo sucedido con posterioridad al 1-O,  proyecta una imagen de desconcierto, opera bufa o tomadura de pelo. Tanto la falsa declaración de independencia como la autoproclamación de la República catalana no reunían la más mínima viabilidad, unido como remate, a la traición de la presidenta del Parlamento, Carmen Forcadell.

   Las proclamas posteriores han quedado en un "sálvese quien pueda". Reconocer que el "Govern" no está preparado y que aún es posible una solución distinta a estas alturas, ha supuesto el final de la carrera para Puigdemont. Lo suyo habría sido retirarse de la política como tiempo atrás anunció, pero le pudo la ambición como a la mayoría y lo único que ha conseguido es el incrementar su desprestigio. El gran favor que le podría ofrecer a Cataluña sería presentar su dimisión irrevocable y cuanto antes mejor, con lo que demostraría cierta dignidad. Hacerlo peor es prácticamente imposible y mantenerlo en el poder, cuando menos resultaría peligrosamente inquietante...¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

12 de noviembre de 2017

Del “Si vis pacem, para bellum” de ayer al “Si vis bellum, para pacem” de nuestros días (I de II)

Es innegable que las autoridades separatistas  de Cataluña llevaban años adoptando una planificada actitud de enfrentamiento con el Estado español.  Deseaban forzar una situación límite que terminara con la claudicación de la nación española ante una ensoñación soberanista y la proclamación de la tan ansiada como inviable “república catalana como estado independiente, soberano, democrático y social”.

A lo largo de la Historia han sido demasiadas las guerras que los pueblos han mantenido por asuntos menores que el actual conflicto creado por los independentistas e innumerables los muertos ocasionados. Sin ir más lejos, la proclamación del Estado Catalán por Lluis Companys  se llevó 74  vidas y centenares de heridos.


"Es algo formidable. Mientras escucho me parece que estuviera soñando. Eso es, ni más ni menos, una declaración de guerra. ¡Y una declaración de guerra —que equivale a jugárselo todo, audazmente, temerariamente— en el preciso instante en que Cataluña, tras siglos de sumisión, había logrado sin riesgo alguno, gracias a la República y a la Autonomía, una posición incomparable dentro de España, hasta erigirse en su verdadero árbitro, hasta el punto de poder jugar con sus gobiernos como le daba la gana! En estas circunstancias, la Generalidad declara la guerra, esto es, fuerza a la violencia al Gobierno de Madrid, cuando jamás el Gobierno de Madrid se habría atrevido a hacer lo mismo con ella”.(Juliana, 2014, «La España de los pingüinos», p. 149. «Aquella noche Gaziel lloró de rabia y vio confirmada su intuición de que la República iba a acabar mal».)

La situación a la que ha llevado hoy Puigdemont y su Gobierno  a Cataluña y a España  en su conjunto no desmerece en gravedad ni un ápice de lo entonces sucedido, aunque parece que con la aplicación del artículo 155 de la CE sea suficiente para el retorno a la legalidad, y esperar hasta el próximo encontronazo. Para una mejor comprensión de lo ocurrido es conveniente en estos momentos de zozobra repasar la Historia y estudiar las soluciones que se dieron a conflictos tanto armados como diplomáticos, y que cada cual saque sus consecuencias y enseñanzas, y que nunca se llegue a las armas.

Hacia el año 390, el escritor romano Plubius Flavius Vegetius nos dejó escrito el siguiente pasaje “Igitur qui desiderat pacem, praeparet bellum; qui victoriam cupit, milites imbuat diligenter; qui secundos optat eventus, dimicet arte, non casu. Nemo provocare, nemo audet offendere, quem intellegit superiorem esse pugnaturum”, (Epitoma rei militaris, 3. Praef., también conocido como De re militari, Compendio de técnica militar) (“Por lo tanto, quien desee la paz, que se prepare para la guerra. Quien esté dispuesto a conseguir la victoria, que entrene a sus soldados cuidadosamente;  quien aspire a un resultado exitoso en la guerra que luche con talento sin dejarlo al azar. Nadie se atreve a provocar a quien reconoce ser superior en el combate”.)

De la sentencia anterior parece que derivó  la máxima latina “Si vis pacem, para bellum” (“Si quieres la paz, prepara la guerra”), atribuida erróneamente a Julio César. Aunque parecidas hay alguna diferencia: en la segunda se establece un mandato para conseguir un deseo, mientras que en la primera se fijan situaciones posibles de la vida con los remedios precisos para resolver el conflicto.

No es de extrañar que Napoleón conociera la expresión anterior y  para aplicarla a su política exterior cambió el orden de los términos : “Si vis bellum, para pacem.” ("Si quieres la guerra, prepara la paz"). En ese pensamiento parece radicar la estrategia de un  líder que planea una guerra y cultivando la paz, deja a las otras naciones desprevenidas y desguarnecidas. 

Visto el proceso llevado por los independentistas catalanes,  parece como si hubieran estudiado a Plubius Flavius Vegetius  y siendo conscientes de que “Nemo provocare, nemo audet offendere, quem intellegit superiorem esse pugnaturum" ("Nadie se atreve a provocar a quien reconoce ser superior en el combate”) se olvidaron de las tácticas de guerras pasadas y acudieron a modelos más sofisticados: victimismo económico, adoctrinamiento escolar y en los medios de comunicación y clientelismo político. Aprovecharon la crisis económica de este siglo XXI para pedir mayores privilegios fiscales presionando en el debate político y aún más en la calle,  sabiendo   que no lograrían un régimen especial semejante al  "cupo vasco". El objetivo marcado desde hace tiempo era crear malestar y desafección  con el lema "España nos roba". Pensaron además que contaban con el reconocimiento internacional a la futura república  catalana  y que un Gobierno de España débil,  con minoría en el Congreso y en apuros económicos,  cedería a sus pretensiones independentistas. Incluso llegaron a creerse y a pregonar que se marcharían de España quedándose en Europa porque necesita más a Cataluña que Cataluña a Europa, ya que son  imprescindibles  en el mundo.

 Ignoro si los estrategas catalanistas conocían la máxima de Napoléon, pero en la práctica la bordaron: “Si vis bellum, para pacem.” ("Si quieres la guerra, prepara la paz"). Durante años prepararon el momento de su escisión unilateral de España mediante un ficticio proyecto de “construcción nacional”,  aprovechando la miopía política y la escasa visión del sentido de Estado tanto del PSOE como del PP. Su apoyo a estos partidos no fue gratis. Cada legislatura sin mayoría absoluta se la cobraban los nacionalistas en nuevos pasos de secesión, "más autogobierno" decían. A los independentistas nunca les importó España: sólo pensaban en su fantasmagórica república, siempre con pasos adelante y ninguno hacia atrás, siempre insaciables.

El camino lo abrió el Muy Honorable (hasta que dejó de serlo) Pujol y siguientes lo siguieron en la planificación de la guerra del separatismo aparentando cultivar la paz, dejando al Estado  desprevenido y desguarnecido. No faltaron en uno y otro espacio  quienes tacharon de falta de patriotismo a los que avisaban del peligro secesionista. Los partidos políticos fueron agentes necesarios del desastre, y mientras se creían salvadores del momento,  hipotecaban su futuro y el los españoles.

 Al final y por suerte para España,  los planes independentistas no se cumplieron , de momento,  y todos sus proyectos han quedado al descubierto. El fracaso y el ridículo ha traspasado fronteras. Eurípides lo dijo hace siglos: «Aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco».  Y como locos han quedado tras un baño de realidad.

A la versión de “Si vis bellum, para pacem” se han ido añadiendo otras posteriormente que veremos en la próxima entrada, así como sus enseñanzas.


4 de noviembre de 2017

Puigdemont, entre lo grotesco y lo patético

Resulta una obvio decir o escribir que el idioma español es rico en adjetivos. Sin embargo, es difícil encontrar  el calificativo más ajustado al político Puigdemont, porque todos se quedan cortos. Ignoro el futuro de este este personaje mediocre y es complicado adivinar si seguirá en el viaje sin retorno iniciado  o se pasará años algunos de obligada meditación a cuenta del erario. Su antecesor Tarradellas dijo que: "En política se puede hacer de todo menos el ridículo", y Puigdemnont, a falta de otros títulos mejores, se ha doctorado en lo segundo. Este independentista catalán siempre nos recordará que la estupidez humana no tiene límites, y la Historia lo contará. Como dice nuestro colaborador  José-Tomás Cruz Varela...¡¡Tiempo al tiempo!!
........................................................................

Pretender comparar la actuación de un payaso con el comportamiento de Puigdemont, constituye todo un insulto para los profesionales del circo. Su excursión a Bruselas acompañado de seis de sus consejeros ha resultado patética.
Si algo debe tratar de evitar un político es el caer en el más denigrante de los ridículos, como ha sucedido con la declaración de independencia y posterior escapada, a sabiendas de que el jueves día 2 de noviembre, debía comparecer en la Audiencia Nacional bajo la acusación de rebelión y sedición.
La majadería de convocar una rueda de prensa en la citada ciudad, alegando ser el presidente legítimo de Cataluña, no pasa de ser una vulgar imbecilidad, que al margen de colocarlo fuera de la ley, constituye un desprestigio para España, supeditando su retorno a que se le garantice un “juicio justo”. Mayor descaro imposible.
Tan grotesco personaje, vive soñando noche tras noche, con que la Unión Europea tome conciencia de la supuesta crisis catalana, pretendiendo convertir la comunidad en república independiente, contando con el fantasmagórico apoyo de su “ministro de Asuntos Exteriores”, Romeva, e ignorando que la prensa de Bruselas no es precisamente el medio más idóneo para promocionar el nacionalismo.
Este expresidente catalán, en lugar de montar sus esperpénticas huidas, más le valdría revisar su deleznable gestión económica y no haber convertido su comunidad en un auténtico caos. A modo de ejemplo cabría preguntarse con qué fondos se están financiando las arbitrariedades generadas por el desdichado “proces”. Según las informaciones publicadas, el PIB nacional se resentirá en torno a los 14.000 millones de euros, cifra que supondrá la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo.
Quizá, las aspiraciones de Puigdemont pasen por intentar ser considerado como un presidente exiliado pero nunca cesado, figura que con sus características no existe en Europa.
Sin más dilación, el Gobierno de España debería zanjar todos los despropósitos que este aberrante político ha venido cometiendo y tolerando a sus líderes soberanistas sin el más mínimo control, cuya factura estamos pagando empresas y trabajadores. En efecto nuestra justicia es lenta pero más temprano que tarde se impondrá la razón y todos ellos terminarán pagando sus delitos….¡¡Tiempo al tiempo!!

José-Tomás Cruz Varela

30 de octubre de 2017

El sainete separatista terminó con la imposición del artículo 155 de la CE, o quizás tampoco

Llegó el 21 de octubre y con él el Consejo de Ministros extraordinario que aprobó las medidas que se derivaban de la aplicación del Art. 155 de la Constitución Española. “No hay más remedio que hacerlo”, les dijo Rajoy a sus ministros al exponerles el plan sobre el 155 que descartaba otras opciones como la disolución de la autonomía y el Parlament.

Esa fue una reflexión más del Presidente sobre la actitud adoptada por la Generalitat  de intentar forzar desde hace tiempo una situación límite   que denotaba,  a la vez, firmeza y un cierto temor  por tener que aplicar el instrumento inédito del artículo 155 de la Constitución. Se lamentaba, además el Presidente de  no se habían atendido sus peticiones de diálogo y de vuelta a la legalidad.

El Gobierno, en el uso de sus competencias,  aprobó el artículo 155 y una batería de medidas que pudieran ser aplicadas  probablemente a partir del viernes día 27, para restablecer el orden constitucional en Cataluña tras sus actos de secesión "con desobediencia rebelde y sistemática" de la Generalitat que afecta de manera "grave" al interés general de España.

Las disposiciones aprobadas tenían el propósito de responder a cuatro grandes objetivos: restaurar la legalidad constitucional y estatutaria, garantizar la neutralidad institucional, mantener el bienestar social y el crecimiento económico, y asegurar los derechos y libertades de todos los catalanes.

Las medidas que conlleva el artículo 155 de la Constitución abarcan distintos ámbitos del Gobierno catalán, la administración y el Parlamento, así como otros que afectan a Mossos, Hacienda o Medios de Comunicación (Radio y TV3). 


Las funciones del actual Govern pasarán a ser asumidas por las autoridades designadas por el Gobierno.
Serán destituidos el actual presidente, vicepresidente, los consejeros y a todos los miembros del Govern catalán. 
 Rajoy dispone de seis meses para poder convocar elecciones. 
 La administración de la Generalitat se controlará por los órganos designados por el Gobierno de la Nación. 
  El órgano que se designe podrá acordar el nombramiento, el cese o la sustitución temporal de cualesquier autoridad, cargo público y personal de la Administración
  El Parlament no podrá designar candidatos, ni votar la investidura de otro presidente.    No serán de aplicación las funciones de control parlamentario.
 Estas funciones recaerán en el órgano que designe el Senado. 
  Se declarara la invalidez e ineficacia de disposiciones, actos y resoluciones autonómicas dictadas tanto por el Parlament como por la Generalitat que contravengan las medidas acordadas por el Senado.
 Las actuaciones de la Administración catalana tendrán que responder a un régimen de comunicación y de autorizaciones previas.
 El Gobierno asumirá el control del gasto de la Generalitat y sobre la totalidad de ingresos.
 El Ejecutivo podrá destituir o nombrar a los responsables de TV3 y Catalunya Ràdio.   
Se atribuye a los órganos que designe el Gobierno las funciones relativas a las telecomunicaciones y a los servicios digitales y a las tecnologías de la información.
 El Estado podrá imponer sanciones disciplinarias a los funcionarios o personal laboral de la Generalitat.
La Generalitat de Cataluña no podrá actuar contra su personal por acatar las resoluciones del Tribunal Constitucional. 
También carecerá de validez cualquier publicación en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña o en el Boletín Oficial del Parlamento de Cataluña sin la autorización del Gobierno.

Junto a las medidas adoptadas figuraba la  hoja de ruta a seguir para conseguir sus fines:

a) Entrada y debate de la Comisión del Senado sobre las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros  que se celebró el pasado martes día 24. En esa sesión se concedió un plazo hasta las mañana del jueves día 26 para su estudio. También se le dio a Carles Puigdemont la oportunidad de presentar personalmente sus alegaciones en el Senado o mediante delegación. 

b) En la sesión del Senado del jueves se debatió la ponencia  sobre el dictamen definitivo a favor o en contra de las medidas propuestas y que serían votadas el viernes día 27 por la mañana  el Pleno del Senado para aprobar o modificar  el permiso solicitado por el Gobierno para su aplicación en Cataluña.

c) En el Consejo de Ministros semanal, bien por la mañana o bien por la tarde, y una vez  concluido el Pleno, se harán efectivas las medidas asociadas a la aplicación del artículo 155.

Por su parte,  Carles Puigdemont  pudo acudir al Pleno del Senado el jueves día 26 o incluso el día siguiente a exponer sus alegaciones, y no lo hizo. Se esperaba que convocara Elecciones Autonómicas, parece que prometidas, y desistió de ellas. En  una alocución en la tarde de ese jueves dijo que  “No aceptaba las medidas del artículo 155 por injustas y que el Parlament decidiría la respuesta”.

Se celebró, a continuación y con retraso, la reunión del Parlamento catalán que iba a establecer el rumbo a seguir y las decisiones a tomar el día siguiente. 

Ese día 27 de octubre pasará a la Historia de España por las tres decisiones que se tomaron en tres ámbitos distintos:

1.- El Parlamento catalán aprobó la declaración ilegal de independencia.   En  votación secreta, votaron 82 de los 135 diputados. De ellos, 70 fueron votos a favor, 10 lo fueron en contra y 2 fueron las abstenciones, lo que representa el 51,85% del total. El resto (C´s, PSC y PP) se ausento antes de la votación. La mayoría independentista en el Parlament aprobó finalmente la resolución que insta a la constitución de “una república catalana como estado independiente, soberano, democrático y social”, basada en la propuesta de Junts pel Sí, texto que puede consultarse mediante este enlace

2.-  Al  poco tiempo, el Pleno del Senado español contestó a la DUI con la aprobación del 155 con una amplia mayoría,  214 votos a favor frente a 47 en contra y una abstención. Esto significa un respaldo de más del 80% de la cámara alta. Dado que el Senado consta de 266 miembros, los 214 votos favorables representan el 80,45% del total.

El Senado daba por lo tanto,  vía libre al Gobierno de Rajoy para que aplicara unas  medidas, tales como  el cese del presidente de la Generalitat y de todos los miembros de su Gobierno; la limitación de las funciones del Parlamento y la asunción del mando de los Mossos d'Esquadra, ...

El Senado había  suavizado algunas propuestas del Gobierno tras aceptar dos enmiendas del PSOE: aplicar gradualmente el 155, e incluso suspenderlo cuando cesen las causas originarias y la renuncia del Ejecutivo a controlar los medios públicos catalanes, como TV3, para que sigan dependiendo del  Parlamento.

El BOE publicó inmediatamente el texto del Senado para que el Gobierno aplicara el artículo 155 que puede consultarse  mediante este enlace.

3.- El Consejo de Ministros, y en su nombre el Presidente Rajoy, disolvió de forma urgente el Parlamento y convocó elecciones para el 21 de diciembre. Además, ha cesado a Puigdemont, a Junqueras y a los consejeros,  ha cerrado  las ‘embajadas’ de la Generalitat, entre otros acuerdos más.

Todos los medios  se han hecho eco de esta situación como El Mundo, ABC, El País, Expansión, La Razón


A partir de este momento comienza otra etapa de difícil y complicado pronóstico, que promete ser de todo,  menos aburrida.

20 de octubre de 2017

Hartazgo de independentismo: sus falacias y el Art. 155 de la C.E.

Cuando el pasado día 10 de octubre de 2017 Carles Puigdemont habló en el parlamento catalán tras el fallido referéndum se produjo la mayor crisis institucional de España de las últimas décadas. De su discurso podemos  extraer las siguientes palabras:

“Hay un antes y un después del 1 de octubre, y hemos conseguido lo que nos comprometimos a hacer al inicio de la legislatura.
Llegados a este momento histórico, y como presidente de la Generalitat, asumo al presentar los resultados del referéndum ante el Parlamento y nuestros conciudadanos, el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república.
Esto es lo que hoy corresponde hacer. Por responsabilidad y por respeto.
Y con la misma solemnidad, el Gobierno y yo mismo proponemos que el Parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada.”

Acto seguido, el Gobierno de España mandó un requerimiento al presidente de la Generalidadcuyo texto de nueve folios puede leerse completo y del que se extraen las siguientes conclusiones:
-  El requerimiento consta de dos peticiones y dos plazos.
- En la primera se dan cinco días al presidente catalán, hasta el lunes  16 a las 10:00h,  para que "confirme" si ha declarado o no la independencia en Cataluña, sin dar lugar a respuestas confusas: "Cualquier contestación distinta a una simple respuesta afirmativa o negativa se considerará confirmación".
- Si admite la independencia, no hay claridad en la respuesta o no hay contestación, el Ejecutivo efectuará la segunda petición, exigiendo a  Carles Puigdemont que revoque la declaración de independencia y vuelva a la legalidad. El plazo con el que contará el líder catalán expirará el jueves 19 a las 10:00h. 
- Si hace caso omiso, Rajoy podría aplicar el artículo 155 de la Constitución: "Es deber del Gobierno de la Nación proceder a activar la aplicación del procedimiento para la aplicación del artículo 155 de la Constitución en el caso de que no se atienda este último requerimiento planteado por el presente acuerdo…Hemos perdido el vértigo pero hay que hacer las cosas bien. Los mayores expertos en el 155 los tenemos nosotros".

Cuando faltaban dos horas para que se cumpliera el primer plazo a las 10,00 horas del 16 de octubre, Puigdemont remitió una carta de dos folios al Gobierno Español sin contestar “si declaró o no la independencia de Cataluña”, y a la que se añaden otros dos folios más de anexos con diversos enlaces a su propia comparecencia el pasado día 10, a la ley del referéndum de autodeterminación, a los resultados del 1-O y de las elecciones del 27-S de 2015 y a unos informes de unos supuestos observadores internacionales. Desde este enlace se puede acceder a la carta enviada por Puigdemont a Rajoy.  (PDF)]

Puigdemont repite en su misiva todo el “argumentario independentista”, desde el resultado del referéndum del 1 de octubre a la “violenta actuación policial” y  ofrece diálogo sincero y plazo para llevarlo a cabo en una negociación: “Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar”. Da por sobreentendido  y justifica que durante ese tiempo quedará suspendida la declaración de independencia: "la suspensión del mandato político surgido de las urnas del el 1 de octubre demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el enfrentamiento".

Además de no contestar al requerimiento, Puigdemont se permite realizar una serie de peticiones desde una pretendida posición de fuerza, fruto de la prepotencia acumulada durante años y de una sorprendente ignorancia de la Historia y del presente: 

- Exige “que revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña”, y cita  como ejemplos la comparecencia en la A. Nacional del mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y de los presidente de la ANC y de Òmnium.

- Recuerda que “en el capítulo de represión” sufren, entre otras cosas, la vulneración de derechos fundamentales, como la congelación de cuentas bancarias, la censura de internet y de medios de comunicación, la violación del secreto postal, las detenciones de servidores públicos y la brutal violencia policial ejercida contra la población civil pacífica el 1 de octubre.

-  Señala que su propuesta de diálogo es sincera, pero “incompatible con el creciente clima de represión y amenaza”.

- Y pide concretar “lo antes posible una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos…”, aconsejando “No dejar que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución”. 

Dado que el  requerimiento del Gobierno  obligaba a Puigdemont a dar una respuesta clara y sencilla  que evitara la aplicación del artículo 155 y no fue ni lo uno ni lo otro, comenzó  a correr el segundo plazo de tres días, hasta el jueves 19 de octubre a las 10.00 horas, para que rectifique y retorne a la legalidad vigente.

Rajoy le envió inmediatamente su mensaje a Puigdemont  diciéndole que él “será el único responsable de la aplicación de la Constitución, que rectifique, que dialogue en el Congreso y dentro de la ley”. Por otra parte,  el Presidente del Gobierno lamenta “profundamente”  que Puigdemont no haya contestado al requerimiento efectuado en su día y le recuerda  que esa petición supone el paso previo al procedimiento establecido en ese artículo del texto constitucional. 

La Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en una declaración pública, anunció que tras la inadmisible contestación desde Cataluña, se activaba el segundo plazo para que rectifique antes del jueves próximo, día 19,  añadiendo que “Nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución (alusión al Art. 155) contestando al requerimiento del Gobierno que sencillamente establecía  que «El presidente de la Generalitat confirme si alguna autoridad de la Generalidad de Cataluña ha declarado la independencia y/o si su declaración del 10 de octubre de 2017 ante el pleno del Parlamento implica la declaración de independencia al margen de que esta se encuentre en vigor o no»”.


Con la llegada del día 19, se cumplió el segundo plazo y el Presidente de la Generalidad envió otro nuevo escrito al Presidente del Gobierno de España, con sus faltas de ortografía y de sintaxis incluidas,  en la que se indica:
-  Su nula voluntad de rectificación del proyecto secesionista.
- La no convocatoria de elecciones anticipadas.
- Su advertencia al Gobierno de levantar la suspensión de declaración de independencia si el Gobierno de España "persistía en impedir el diálogo,  continuar la represión y aplicar el artículo 155”.
- E implícitamente admite que no llegó a declarar la independencia de Cataluña el pasado 10 de octubre.


A la anterior, el Gobierno respondió rápidamente por medio de su portavoz, el Ministro Méndez de Vigo con un Comunicado al Presidente de la Generalidad en el que se remite a las decisiones que tome el Consejo de Ministros el próximo sábado día 21, y termina con las siguientes  palabras:

"El Gobierno pondrá todos los medios a su alcance para restaurar cuanto antes la legalidad y el orden constitucional, recuperar la convivencia pacífica entre ciudadanos y frenar el deterioro económico que la inseguridad jurídica está causando en Cataluña".

Este es el tablero de ajedrez en el que se mueven dos fuerzas  con postulados incompatibles: mientras que al Gobierno de España le asiste el Estado de Derecho y la razón de Estado, el independentismo se asienta en un puro sentimiento y en un mito sin consistencia alguna, que le deja sin cobertura alguna. El día 21 empieza sin duda otra fase de un final previsible, pero con unas consecuencias dolorosas para todos, aunque mayores para los más débiles.

En la siguiente entrada veremos cómo se hubiera solucionado esta crisis en otras épocas de la Historia, y aunque  las circunstancias y el tablero de juego son diferentes,  de las comparaciones surgen ideas válidas para solucionar el presente y prevenir el futuro. Los accidentes cambian mientras la sustancia perdura.