16 de octubre de 2020

DESCARADO "SOCAVAMIENTO" DE LA CORONA

 ¿Para qué nos vamos a engañar? Un triste futuro nos aguarda si se cumplen las previsiones de  José-Tomás Cruz Varela en su carta de hoy. Dice entre otras cosas, que al Presidente no se le ha visto en Hospitales. Podríamos añadir tampoco hay noticias de  su Vicepresidente haciendo lo mismo en  Residencias de ancianos. Con los mimbres actuales no pueden hacerse otros cestos diferentes a los que tenemos. Ojalá hubiera algún motivo para el optimismo, pero los hechos van confirmando  lo contrario. La ley de Murphy lo ratifica: “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. ( O peor aún)

================00000000

 DESCARADO "SOCAVAMIENTO" DE LA CORONA

("cartas al director")

En efecto: los ciudadanos españoles estamos soportando momentos sumamente críticos y cuya responsabilidad, en gran parte, recae en la ineficacia y mediocridad de nuestros políticos actuales. El propio Pablo Iglesias (actual Vicepresidente segundo de Podemos) podría provocar que el Gobierno de Sánchez, a la vista de su irresponsable gestión,  fracasase rotundamente.

La Corona  se encuentra cuestionada como nunca antes en democracia, y está siendo vapuleada desde el propio Gobierno, por el desafío secesionista y los escándalos del Rey emérito.

El leninista,  metódico y sin pausas, y  Sánchez, psicópata de libro como algunos lo califican, rodeados de incompetentes como Illa, han sentido la bofetada del TSJM como una desautorización personal y han  reaccionado con mayor rapidez que acierto, y eso hará que paulatinamente, ambos partidos pierdan votos. El problema de ambos y de su Gobierno, además incompetentes, es que se han unido con socios golpistas.

No son las razones sanitarias las que han sometido a Madrid al Estado de alarma y al confinamiento ni políticamente son personales. Pedro Sánchez ha querido demostrar con este número de fuerza que quien manda es él. La aspiración del Presidente consiste en acumular todos los poderes.

España ha celebrado su fiesta nacional más triste de las últimas cuatro décadas en plena segunda pandemia del “corona virus" con la capital del país y otras alarmas decretadas por el Gobierno,  y con toda la Nación sumida en la inquietud sanitaria, circunstancias todas ellas que  auguran un triste futuro.

El no haber visitado hasta el momento ningún Centro Hospitalario o de Salud, dice muy poco en favor del Presidente del Gobierno. Esa actitud podría calificarse, más bien, de francamente deplorable,

Nadie o casi nadie se hace  cargo de los miles de millones que deberemos abonar a nuestros acreedores, lo que complicará todavía más el déficit de nuestras maltrechas finanzas con la consiguiente repercusión en la economía de los españoles.

Dichas deficiencias, si tenemos en cuenta el desastroso crecimiento de nuestra cifra de paro, nos obligará a que regresemos a las malditas épocas que todos recordamos y que tristemente no hemos olvidado.

Para terminar y a este ritmo, tal como estamos actuando comparativamente con los restantes países europeos en cuanto a la gestión de  la pandemia y similares se refiere, transcurridos cinco años, nos convertiremos en "irreconocibles".

Atentamente

José-Tomás Cruz Varela

 Ex Director de RRHH.

12 de octubre de 2020

Libre elección de centro y enseñanza concertada

Resulta una obviedad afirmar que tanto los partidos de izquierda como los sindicatos llamados de clase son contrarios a las subvenciones de los colegios concertados. No obstante, justo  es reconocer que fue en tiempos del socialismo de Felipe González cuando se estableció   este sistema de mantenimiento de centros educativos, situados entre la enseñanza pública y la netamente privada.

Parecían estar más o menos calmadas las aguas de la enseñanza concertada cuando  la entonces Ministra de Educación en funciones y tras el preacuerdo del PSOE con Unidas Podemos, partido contrario al mantenimiento de los colegios concertados, abrió la Caja de Pandora. Con unas extemporáneas manifestaciones en el lugar menos propicio y con un más que dudoso respaldo legal, la Sra. Celaá levantó un gran revuelo  que los medios de comunicación de distinto modo han tratado. 


 La Ministra de Educación y Formación Profesional dijo entre otras cosas:

- «De ninguna manera puede decirse que el derecho de los padres a escoger una enseñanza religiosa o a elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza. Esos hechos, los de elegir centros formarán parte de derechos que puedan tener los padres, madres en las condiciones legales que se determinen pero no son emanación estricta de la libertad reconocida en el artículo 27 de la Constitución Española». 

- «De esto da cuenta la sentencia del Tribunal Constitucional de 1981».

A última hora de ese día, el Ministerio de Educación envió un comunicado centrado en esa sentencia:

- «el derecho de los padres a decidir la formación religiosa y moral que sus hijos han de recibir, consagrado por el artículo 27.3 de la Constitución, es distinto del derecho a elegir centro docente».


 Tras voluntariosos comentarios, la crónica menciona la nota posterior del M. de Educación y Formación Profesional:

-  "la posición expresada por la ministra es exactamente la que está establecida por la ya antigua Sentencia del Tribunal Constitucional de 13 de febrero de 1981 en el recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Orgánica del Estatuto de Centros Escolares".

- “En ningún momento el TC indica que forme parte de la libertad educativa el derecho a elegir centro"… "Es más, en el Fundamento Jurídico 8, el propio Tribunal establece que 'el derecho de los padres a decidir la formación religiosa y moral que sus hijos han de recibir, consagrado por el art. 27.3 de la Constitución, es distinto del derecho a elegir centro docente'.”

-  "sostener que existe un derecho constitucional absoluto a la elección de centro significaría el absurdo de que los centros sostenidos con fondos públicos, pero también los privados, deberían admitir a todos los solicitantes de plaza en ellos, así multipliquen la capacidad organizativa del centro".

- Cita  el Art. 27.1 de la CE: "Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza" y el 27.3 “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.


-  “Según la ministra, se trata de "una controversia alimentada de manera artificial" y "exagerada" porque lo que se dijo, dentro de un "párrafo teórico" del discurso, era "el contenido de más de 30 sentencias del Tribunal Constitucional". Y todo ello se afirmó con el fin de "aclarar en el propio foro, con total honestidad, que una cosa es un derecho constitucional (el del artículo 27 de la Constitución) y otra es una libertad de elección de centro".

-    "Si fuera un derecho fundamental elegir un determinado centro las familias podrían acudir a los tribunales en defensa de ese derecho y los tribunales darles la razón, por lo cual podríamos caer en el absurdo, el que todo el mundo quisiera ir a un centro que no tuviera esa capacidad".

-     "Hemos trabajado con la red pública, con la red concertada y hemos llegado a acuerdos con la red concertada y obviamente los padres tienen libertad de elegir un centro educativo, libertad de elegirlo dentro de las disponibilidades de la programación general de la enseñanza".

El Mundo publicó: “Isabel Celaá ignora las sentencias que protegen la escuela concertada”, y de él sacaremos algunas expresiones:

Si bien la ministra de Educación, Isabel Celaá, aseguró haber resoluciones del Tribunal Constitucional que apoyaban  sus palabras, se olvidó de mencionar “al menos tres sentencias y un auto emitidos por el Alto Tribunal que avalan las tesis de la escuela concertada y conectan la libertad de enseñanza con el derecho de los padres a escoger colegio para sus hijos”

Celaá desvinculó la libertad de enseñanza del Art.  27 de la C.E. del derecho de elegir colegio por parte de los padres, sin embargo las sentencias del TC «han dado cada vez más peso al derecho de elección de centro». 

-  “Es verdad que en el artículo 27 no hay un apartado concreto que «literalmente» detalle este derecho, pero las mismas fuentes jurídicas  apuntan que la doctrina ha reconocido que «el derecho de elección de centro está dentro de la libertad de enseñanza», que, ésta sí, está contemplada en la Carta Magna.”

El diario El Mundo recuerdó la sentencia 74/2018 de 5 de julio, que avaló el modelo de educación diferenciada por sexos en Cantabria:

«la libertad de enseñanza (art. 27.1 CE) comprende a su vez la doble facultad de los padres de elegir el centro docente de sus hijos, que podrá ser de titularidad pública o privada, y de elegir la formación religiosa o moral que se ajuste a sus propias convicciones, facultad esta última a la que se refiere específicamente el artículo 27.3 CE», «Una y otra facultad, siendo distinguibles están evidentemente relacionadas», «Ambas guardan una íntima conexión con el derecho de creación de instituciones educativas con ideario propio, no limitado a los aspectos religiosos y morales»,  «Esta libertad de enseñanza se concreta por tres vías: el derecho a crear instituciones educativas, el derecho de los padres a elegir el centro y la formación religiosa y moral que desean para sus hijos, y el derecho de quienes llevan a cabo personalmente la función de enseñar a desarrollarla con libertad».

-   Hace lo mismo con la Sentencia 10/2014 de 27 de enero
«no hay dificultad alguna en admitir que el derecho de todos a la educación, en cuanto derecho de libertad, comprende la facultad de elegir el centro docente»,  «En lo que respecta a la determinación por los padres del tipo de educación que habrán de recibir sus hijos, este Tribunal Constitucional ha afirmado que 'este derecho constitucional se limita, de acuerdo con nuestra doctrina, al reconocimiento prima facie de una libertad de los padres para elegir centro docente y al derecho de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones, art. 27.3 CE'».

Y esto dicen la Sentencia 133/2010 de 2 de diciembre y el auto 382/1996  que añade que, «bajo el ámbito de cobertura del art. 27.1 CE cabe ubicar la capacidad de optar entre los diversos centros existentes» y recuerda que «este tribunal ya ha revelado la relación estrecha que media entre la facultad de escoger centro docente y el derecho consagrado en el art. 27.3 CE, puesto que el ejercicio de aquélla constituye 'un modo de elegir una determinada formación religiosa y moral'».

Incluso en la Sentencia 5/1981 expresa que «el derecho de los padres a decidir la formación religiosa y moral que sus hijos han de recibir, consagrado por el art. 27.3 de la Constitución, es distinto del derecho a elegir centro docente que enuncia el art. 13.3 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, aunque también es obvio que la elección de centro docente sea un modo de elegir una determinada formación religiosa y moral».

 Termina el artículo recordando que el derecho de los padres a la libre elección de centro docente está  recogido  en el Art. 4.b de la LODE y en el 84.1 de la LOE, ambas leyes de gobiernos socialistas, así como en el artículo 26.3 de la Declaración de Derechos Humanos de la ONU.

En próximas entradas  analizaremos las declaraciones de la Sra. Celaá   y el peculiar tratamiento que de ello ha hecho el periódico Público, así como distintas notas sobre Sentencias y legislación educativa sobre la liebre elección de centro.

4 de octubre de 2020

TÉTRICOS MOMENTOS: Sánchez recibirá su mármol y su día

Han pasado ya muchos meses desde que el Covid-19 irrumpiera en el mundo en general y en España en concreto, y ya va siendo hora de que empiecen a analizarse su evolución y sus consecuencias desde todos los sectores implicados. Deberían ser las distintas Administraciones las más interesadas en hacerlo,  pero no parecen dispuestas. No obstante y para recordarlo,  nuestro comentarista  José-Tomás Cruz Varela  describe hoy algunos de los errores cometidos y actuaciones mejorables.

==========================

TÉTRICOS MOMENTOS: Sánchez recibirá su mármol y su día

(Cartas al director)

Ahora mismo, en estos complejos momentos, cada vez son menos los ciudadanos que osan pisar la calle, al margen de hacer uso o no de la incómoda mascarilla sin incluir a la juventud. Lo suyo pasa por limitarse a observar su rostro y mirada confusa en la mayoría de los casos o bien de asombro o indecisión, y otros para a continuación adjudicarle una opción de contagiado, reconociendo, por desgracia, que en España gozamos de ser el país con peores expectativas unido a que nuestro nivel económico es francamente deplorable.

Lamentablemente, muchas de nuestras previsiones están fracasando estrepitosamente en cuanto a contagios y fallecimientos. Las cifras que se nos facilitaban eran tildadas de puro camelo como se ha demostrado posteriormente. Sin ir más lejos, se nos contó la milonga de que muy posiblemente sería el calor reinante quien se encargaría de la muerte de los malditos virus, y tampoco ha quedado nada claro que fuese el citado microbio quien atacase a los barrios pobres y liberase a los potentados residentes.

Nuestra actual democracia está pasando por momentos francamente insufribles. Vamos de mal en peor: desde la injusta tramitación de los indultos a las actuaciones de los líderes separatistas suma toda una colección de desastres cuyo final ignoramos y, todo ello, sin tener en cuenta la demora de los "Presupuestos" y la terrible pandemia.

Para animar los enfrentamientos contamos con el encuentro de Sánchez y sus respectivas desavenencias con Ayuso y  el inútil apoyo de recargos, banderas, firmas de libros de honor, posado fotográficos, etc.

Hasta el momento, toda la información a la que vamos teniendo acceso solo ahonda en la gravedad de la crisis económica que el Gobierno nos viene regando y minimizando. Desde el principio de la pandemia nuestros resultados han sido bochornosos lazando campañas de propaganda,  asegurando nuestro fortalecimiento y garantizando que no dejarían a nadie atrás. Todo lo contrario, cuando hemos comprobado que han sido cientos de miles los españoles los que han perdido su empleo y miles de empresas y autónomos los que han tenido que cerrar sus negocios. Situación que para muchos sólo representa el comienzo del fracaso asegurado.

En cuanto al consumo, por su parte y al margen de la pandemia, los hosteleros, temen que la segunda ola se resuelva con nuevos cierres masivos y un descenso del 15% en los pagos con tarjeta que vienen padeciendo

Sin duda,  el dato más preocupante es el de la deuda exterior. Los españoles debemos ya el equivalente al 110% del PIB con las consiguientes consecuencias de todo tipo. Más gasto y más impuestos asfixian el crecimiento y promueven la destrucción de los puestos de trabajo que constituyen la verdadera política social. La crisis económica da señales de ser la más duradera de todas las conocidas.

A la vista de las estadísticas oficiales, la pandemia se declaró en el mundo hace nueve meses y habría alcanzado la cifra simbólica de un millón de muertos. Mientras tanto, el desaparecido Fernando Simón se ha caracterizado por su estilo errático y opaco al servicio de la Moncloa,  Salvador Illa hace de Ariete en Madrid en lugar de unificar criterios estadísticos y  el Registro Civil y organismos como el INE o el Instituto Carlos III elevan el número de víctimas por encima de los 50.000 frente a los 30.000 Oficiales. De ello se deduce que España es el país con mayor exceso de muertes por número de habitantes de todo el mundo.  

Mientras el Gobierno intentó ocultar esta fúnebre realidad, Sánchez ni siquiera visitó un hospital. Actitud francamente vergonzante. El rebote volverá y el citado Sánchez tendrá su mármol y su día.

Atentamente, José-Tomás Cruz Varela

 Ex Director de RR.HH.