21 de enero de 2021

EL CAOS DE LA CONFUSIÓN Y LA INOPERANCIA.

Nadie duda de que es muy difícil solucionar con eficacia el tema de la pandemia  que nos ha tocado sufrir y que no se pueden pedir imposibles. Pero sí podemos comparar el comportamiento que los actuales gobernantes tuvieron estando en la oposición en el “Caso del ébola”  con el que hoy presentan y con el que ahora piden a los que no gobiernan. No es aventurado afirmar que los países con una sola dirección para la catástrofe lo han resuelto con mayor eficacia que aquellos que actúan con las competencias descentralizadas, como es caso de España y sus  diecisiete autonomías. Dice José-Tomás  Varela en su carta de hoy que para  superar las dificultades  que nos asedian, se exige diálogo, compromiso y responsabilidad. El tiempo dirá si se consigue.

====================

EL CAOS DE LA CONFUSIÓN Y LA INOPERANCIA.

(De mi puño y tekla)

La ausencia de determinación  de ciertos dirigentes nos impide prosperar,  y, a este paso, con el actual ministro de Sanidad, Rafael Illa, sin la menor duda, alcanzaremos la tercera ola del Covid-19,   rodeados de inútiles profesionalmente considerados.  Dados los hechos, parece que hasta la fecha, la única misión que han tenido  tanto el citado Illa como su colega Simón, ha consistido en amargar la existencia a los ciudadanos.

El  actual Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su frase "hemos derrotado al virus", ha demostrado un estimable nivel de incompetencia  para controlar la pandemia y dominar la curva del número de contagios si nos atenemos a los resultados. Y la ministra Carmen Calvo ha destrozado el discurso de la izquierda sobre la sanidad pública al ir a curarse del coronavirus a la clínica privada Ruber Internacional. Por lo que se ve, la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace se reserva para otros.

Seamos sensatos. Inevitablemente España afrontará la tercera ola en nefastas condiciones con un Gobierno especializado en eludir los problemas y con unas comunidades que no disponen de los instrumentos necesarios para combatir esta peste y proteger a sus ciudadanos.

Illa descartó sin argumentos convincentes, dada la evolución de la pandemia, el acudir a un confinamiento domiciliario a pesar de que algunos gobiernos regionales se lo están demandando. La ausencia de determinación política y el sectarismo alarmante enrarecen la situación y se está abocando al país a unas graves consecuencias sanitarias.

Resulta disparatado que Illa, ministro del Gobierno de España  y candidato socialista  a la Generalidad de Cataluña, bloquee la decisión de adelantar el toque de queda a las 20 horas, lo que origina un total desgobierno que no conduce a nada. Con semejante desbarajuste con tantas normativas como Comunidades Autónomas hay solo se consigue un estado de permanente incertidumbre  y desasosiego en los españoles. A todo lo anterior debe sumarse que la falta de planificación  adecuada para la recepción y suministro  de las vacunas  a las CCAA ha ocasionado notables diferencias en su administración.

Si lo pretendido pasa por lograr un pretendido orden, tanto Sánchez como Illa deben tratar de alcanzar múltiples acuerdos con otras Administraciones y asumir responsabilidades.

José- Tomas Cruz Varela

 Ex Director de RR.HH.  Málaga.

(Con el ruego de su publicación en la sección de Cartas al Director).

 

12 de enero de 2021

TRISTE E INDESEABLE SITUACIÓN

 Y “muy preocupante” podríamos añadir al titular de la carta que hoy nos envía José-Tomás Cruz Varela. Significativa y condescendiente resulta la expresión empleada  (“mucho menos con ciertos elementos cuyo pedigrí profesional deja bastante que desear”) para referirse a  la capacidad que presentan  de ciertos miembros (¿y “miembras”?) del Gobierno  para resolver los problemas económicos y de empleo que nos asedian. Su experiencia en estos campos puede ser tan útil como la máquina de imprimir billetes de tres euros.

========================

TRISTE E INDESEABLE SITUACIÓN

(De mi puño y tekla)

 Nuestra situación, tanto a nivel parlamentario como en la vertiente económica, resulta indeseablemente excepcional, de ahí que los expedientes temporales de empleo, soportarán la vulnerabilidad hasta finales de mayo, tratándose de los 755.000 trabajadores afectados… Justo en un año en que España ha alcanzado históricamente la mayor emisión de deuda.

De nada sirve subsidiar al trabajador si no se ayuda al empresario que está soportando en muchos de los casos lo indecible, como por ejemplo, en las ramas de la hostelería y el comercio.

La Patronal viene aguantando la ceguera del Gobierno durante meses. Nadie entiende que tanto el Presidente Sánchez como su Vicepresidente (Alias el Coleta), se nieguen a ayudar a los establecimientos de los que dependen uno de cada tres trabajadores, que actualmente están en el ERTE. Muy doloroso pero España, actualmente, tiene garantizado el liderazgo europeo en lo que respecta a desempleo, déficit y deuda.

Mentalicémonos que el futuro no podrá resolverse a golpe de parche y mucho menos con ciertos elementos cuyo pedigrí profesional deja bastante que desear.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

Ex Director de RR.HH.

(Con el ruego de su publicación en la sección de "Cartas al Director)

4 de enero de 2021

ABSURDA PRESUNCIÓN PRESIDENCIAL

 Cree José-Tomas Cruz Varela en su carta de hoy que el año 2020 no ha terminado con la normalidad con la que lo han hecho todos los demás un 31 de diciembre. Y tiene razón. Si las  secuelas de la pandemia global de año tan nefasto seguirán trayendo dolor y muerte  al menos hasta que unas vacunas eficaces nos protejan, de las consecuencias de la gestión de la crisis económica no nos librarán las recetas de países  con gobernantes de ideologías  afines  a los que aquí tenemos. El tiempo lo dirá.

===============

 ABSURDA PRESUNCIÓN PRESIDENCIAL

(DE MI PUÑO Y TEKLA)

Escuchar a Pedro Sánchez en una de sus convocatorias, a cual más ridícula, viene a resultar como marcarse un  CIS eufórico que sólo implica gloria bendita,  obviando los múltiples derrapes de su gestión. Su Gobierno, por mucho que zascandilee, no logrará la unidad de España.

 No cabe duda de que el 2020 ha sido uno de esos años terribles que no acabarán  el 31 de diciembre como  hacen la mayoría.  Éste ocupará parte del ciclo próximo igual que el anterior llenando el XXI. La realidad, una vez más, la marcarán el mantenimiento del empleo, los derechos esenciales, llegar a final de mes, etc…

Incuestionablemente el año anterior ha resultado repugnante en base a lo sucedido, ocultado, falseado... donde no hay de quien fiarse. Un periodo de duro enfrentamiento bajo el ala del socio-comunismo donde por desgracia una mentira  mil veces contada se camufla como verdad.Tapar más de 50.000 muertos  en menos de un año resulta harto difícil.

Retornando a nuestro peculiar Pedro Sánchez y su no menos vicepresidente Pablo Iglesias, apodado “el Coleta”,  en lo que respeta  al capítulo de las pensiones y la subida del salario mínimo interprofesional, son complejas señales de “vértigo”. Todo ello unido a la deuda de otros 300.000 millones en los próximos meses, de los cuales 190.000 millones serán para amortizar la deuda que vence ya,  es un récord que sólo se puede pagar con un nuevo endeudamiento. Un despropósito que zarandeará  a los que sucedan a Sánchez en la Moncloa.

José-Tomás Cruz Varela

Ex Director de Recursos Humanos

( Con el ruego de su publicación en la sección de “Cartas al Director”)