21 de abril de 2021

LA PROSTITUCIÓN EN ESPAÑA (TS)

 El artículo que hoy presenta José-Tomás Cruz Varela pertenece a ese peculiar grupo de los que no deja a nadie indiferente. Se puede estar a favor,  en contra o indeciso, pero hace a todos pensar y eso ya tiene mérito. El asunto de la prostitución en España, de las mujeres y hombres que la ejercen, es poliédrico  y ofrece tantas caras y aristas como las que se presentan en la vida real normalizada: carácter ético y moral, esclavismo con trata de blancas o libre decisión, humanización sanitaria de la actividad, regulación laboral,  legal, económica y fiscal…

En Europa coexisten cinco grupos  de países con cinco modos diferentes de tratarlo, lo cual indica la dificultad y complejidad  del tema: el prostituirse es legal, pero ilegal el cliente (Irlanda, Francia, Noruega y Suecia...); ilegal el prostituirse sin sanción para el cliente (Rusia y su área de influencia anterior y actual); la prostitución es legal y está regulada, incluyendo los prostíbulos (Países Bajos, Alemania, Suiza,…); prostitución legalizada y regulada,  pero no los prostíbulos (Letonia y Hungría). El último grupo incluye a España y mantiene  una situación de “alegalidad”, en el que la prostitución no es ilegal pero no está regulada y los prostíbulos son ilegales (Portugal, R. Unido, Bélgica, Italia,… y otros muchos más).

Bajo esos tratamientos subyacen las ideas que así los mantienen: unos sacan a debate lo que la sociedad conoce pero oculta y prefieren legislar, mientras otros   tratan de ocultar la más vieja profesión entre silencios y los ojos vendados negando la existencia de lo que no se ve.

Si problemático es decidir en función de sus propios argumentos y  razones, no hacerlo también lo es. Y bueno es que cada cual pueda opinar  y manifestarse sobre cualquier tema,  por escabroso   que sea.

=============

LA PROSTITUCIÓN EN ESPAÑA (TS)

(De mi puño y tekla)

Recientemente, y al margen de la pandemia, planes de vacunación, etc. se ha publicado un nuevo artículo en torno al manido tema de la "Prostitución" en nuestro país, sobre el que me propongo opinar. Los sinónimos empleados en la profesión son múltiples: fulana, prostituta, meretriz, ramera, mantenida, zorra, querida, etc… hasta llegar al clásico calificativo de puta,  a secas.

A nivel de opinión, el 64,66% estima que tal actividad debe legalizarse, entre otras razones porque esas trabajadoras sexuales han sido  de las personas más golpeadas durante la citada pandemia que estamos padeciendo,   y solo un 16% apoya la propuesta del PSOE de prohibirla.

La política Carmen Calvo, distinguida lapa del presidente Pedro Sánchez en los Congresos, anunció el pasado 21 de marzo que el PSOE se encontraba inmerso en la preparación de una ley para prohibirla. Dos semanas después, una encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO concluyó que un 64% de los españoles lo rechazaban y apostaban por tomar un camino contrario, entendiendo más convincente la legalización.

Según Conxa Borrell, Secretaria General del Sindicato Otras, las trabajadoras sexuales  pertenecen a un sector de los que peor han sido tratados y golpeados durante la mencionada pandemia, unido a que carentes de contratos laborales no disponen de ERTES ni tampoco candidatas al Ingreso Mínimo Vital. Muchas de ellas trabajan,  trabajaban o lo hicieron anteriormente en los clubes y actualmente,  temerosas de enfermar, angustiadas y sin redes en las que apoyarse carecen de vivienda y se llega hasta el grado de no ser consideradas ni siquiera mujeres...i¡ Muy fuerte!!

El trabajo sexual ha existido y continuará. Es una realidad y las TS no quieren vivir de limosnas ni estar pendientes de ayudas. Lo que solicitan lisa y llanamente son contratos de trabajo, vacaciones, bajas laborales y la correspondiente jubilación, cotizar y estar a la altura de cualquier otra persona trabajadora en nuestro país.

Irene Montero, Ministra de Igualdad, se declara abolicionista... Ahora están en el centro del debate pero no les dan luz. Dicha ministra está llena de contradicciones. Jamás ha querido reunirse con el Sindicato Otras, aunque no comprendamos el porqué; quizá no seamos iguales a ella. Es una incógnita o quizá la fobia que sienta por nosotras le impida dar ese paso. Debería asumir que el colectivo no desaparecerá por mucho que se lo proponga.

La citada ministra se congratula desde su chalet de Galapagar, forma de vivir y amplias comodidades, cuando cientos de mujeres carecemos de lo más elemental como es el disponer de un techo y poder alimentarse. Doña Irene está cargada de contradicciones. De mujer liberada y cajera de supermercado a  ser madre de tres hijos, casa señorial en las afueras, servicio, piscina, jardín, etc. etc.

En cuanto a la Sra. Calvo ha pasado toda su vida soñando con abolir la prostitución, una de sus grandes metas. Sin ir más lejos, en Francia, que llevan años de abolición, se contempla como crecen los delitos contra las mujeres sexuales TS y las únicas que resultan o peor es la mujer.

Tristemente, el sector abolicionista es ciego, sordo y mudo a las demandas de las TS. Al menos en lo que respecta a la Sra. Calvo. Si bien, como reza el viejo refrán "La jodienda no tiene enmienda".

La gente por lo general recibe un sueldo que en la mayoría de los casos y por desgracia resulta escaso o miserable. Como igualmente conocen lo que es vivir sin derechos laborales mínimos. Lo que implica tener que recurrir a múltiples y variadas estrategias que la sociedad comprende pero la política ignora.....

Atentamente

 José-Tomás Cruz Varela

 Ex Director de RR.HH. Málaga.

15 de abril de 2021

IGLESIAS Y SUS CAPRICHOS

 Dice José Tomás Cruz Varela en su carta de hoy que el Ex Vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias no ha sido "buen currante" en las funciones asignadas al cargo que ostentaba. Han pasado ya los días suficientes para que alguien evaluara su trabajo y parece ser que a nadie le ha interesado reseñar los aspectos negativos predominantes sobre los positivos si es que hubo alguno. Sin embargo, el dirigente de PODEMOS  se ha mostrado diligente en pedir la indemnización que en otros casos censuraba. Y es que las hipotecas bancarias no perdonan ni a los de la casta ni a los “castucia”…

A la incoherencia anterior se suma un problema que puede crear precedentes: ¿En base a qué se indemniza a quien voluntariamente  dimite de un puesto cualquiera para ir a ocupar otro diferente sin relación con el anterior? ¿Es ético y legal calificar y  compensar como cese lo que es una simple y voluntaria dimisión? El tiempo nos dirá lo que las leyes dicen...

============================

 IGLESIAS Y SUS CAPRICHOS

(De mi puño y tekla)

 Tal como afirman en su peculiar partido, a Pablo Iglesias, eso de currar “no le mola”. Algo que quedó demostrado desde que comenzó a ejercer de vicepresidente, pero eso sí, la pasta gansa le enloquece. De ahí que nada más abandonar el cargo, su primera gestión consistió en reclamar una indemnización de 5.316 euros mensuales, algo que viola el Código Ético de Podemos que prohíbe recibir remuneraciones tras abandonar los cargos…

No obstante, conviene matizar que el vallecano Barón de Galapagar y su señora esposa, han acopiado en tiempo record un patrimonio difícilmente alcanzable con las limitaciones marcadas por el partido, léase “Unidas Podemos”. Obviamente algo de lo que la noble pareja se mofa.

Que nadie se equivoque. El hecho de que Iglesias repudie el trabajar no impide ni decide que lo hagan sus trabajadores. Varios de los cuales, por ejemplo, acudan con sus familias a un mitin de Vox siendo apedreados por unas turbas de descerebrados que Iglesias y los suyos alaban como valerosos antifascistas.

Al Barón del Moño le gusta la violencia y presume de ello, si bien le falta valor. De ahí que siempre se desplace protegido, antes por militantes y ahora por escoltas.

Absurdamente, algunos critican que Isabel Díaz Ayuso se apropie de la palabra “libertad” para su campaña. Pero ahora ese eslogan cobra todo su sentido. Ya no se trata de elegir colegio o médico, o que los comercios abran los domingos. Ahora se trata de algo tan básico como poder estar en la calle sin miedo. Madrid es una ciudad abierta y la izquierda quiere cerrarla. A Ayuso se lo han puesto a huevo,  como corresponde.

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela

Ex Director de RR.HH. Málaga.

(Con el ruego de su publicación en la sección de “Cartas al Director”)

8 de abril de 2021

DIAZ AYUSO, EFICACIA Y POPULARIDAD

Aunque los augurios parecen favorables, según nos indica José Tomás Cruz Varela en su carta de hoy,   a la popular, en su doble sentido, Isabel Díaz Ayuso, el resultado electoral del 4-M no está aún decidido y por  unos miles de votos el triunfo puede caer a derecha o izquierda. Si C´s  y Vox, por aquello de la proclamada concentración del voto de derecha,  no entran en la Asamblea de Madrid, o Ayuso gana por mayoría absoluta o gobernará una coalición (entiéndase en el mismo plano  ideológico en el que se habla de derecha y ultraderecha) de izquierda y ultraizquierda.

No cabe duda de que el dilema “Comunismo o libertad”  es una exageración que ha hecho mella en los sectores de la izquierda cultural  porque no se esperaban que desde la derecha se usara por vez primera un método semejante al que ella emplea con frecuencia.  Y para colmo de su sorpresa, esa izquierda propagandística que añora la tibieza de Rajoy,  tiene que enfrentarse a una  desacomplejada Isabel Díaz Ayuso que ha sustituido a José María Aznar como su “bestia negra”.

No obstante, el 5 de mayo veremos qué representantes prefieren los madrileños y qué gobernante desean, si la “risueña” Ayuso o el “serio” Gabilondo…  

======================

 DIAZ AYUSO, EFICACIA Y POPULARIDAD

(De mi puño y tekla)

Reconociendo que se trata de una encuesta, Sigma-Dos para EL MUNDO, todo parece indicar que nuevamente, Isabel Díaz Ayuso se propone volver a ocupar la Presidencia de la Comunidad de Madrid  y ser la primera fuerza política de la región,  pasando de los 30 escaños que obtuvo en las elecciones de 2019 a 62. La suma de PP y Vox superaría la mayoría absoluta, apoyándose en el fracaso de Ciudadanos y unido a la incapacidad del PSOE.

 A los socialistas, que retrocederían cinco puntos, les pasará factura el acoso institucional al Gobierno de la Comunidad de Madrid durante la pandemia. Al no producirse un trasvase de votos entre bloques, propulsa a Díaz Ayuso en su objetivo el reagrupamiento del voto del Centroderecha.

Asimismo, el PP consolidaría su hegemonía en Madrid basándose en la creación de empleo, moderación fiscal y liberalismo, situando a esta región como locomotora de España, circunstancia que colaborará con Ayuso en el próximo enfrentamiento electoral del 4-M.

Al margen de la candidatura de Bal, el otro gran perjudicado por al crecimiento de Ayuso es Vox, partido en alza en toda España y con un reciente éxito en Cataluña donde superó al PP y C´s, si bien en Madrid puede fracasar.

En cuanto a Gabilondo,  que ha soportado dos años con un perfil de oposición muy bajo y especialmente durante la pandemia, la situación le está pasando factura. A lo anterior se unen los problemas de un PSOE desgastado por la gestión del Covid-19 y su último fracaso en el plan de vacunación.

Es preciso reconocer  que la candidata Ayuso se ha convertido en una dirigente tremendamente popular entre el electorado del centro derecha. Los votantes del PP le adjudican un 8,31, una nota considerablemente alta.

En lo que respecta a la izquierda, los votantes de Mas Madrid, merecidamente suspenden a Pablo Iglesias con un 4,48, frente al 6,92 con que valoran a su candidata Mónica García. En cuanto al citado Iglesias, al margen de no despertar pasiones entre su propio electorado le asignan un 6,28, mientras que los socialistas le adjudican a Gabilondo un 6,82.

Finalmente, Ayuso reclama a Casado tener autonomía absoluta en la campaña del 4-M, definiendo los mensajes que se consideran más oportunos de acuerdo con el PP de Madrid. La campaña obviamente será dura. Si bien el enfoque aparenta un halagüeño resultado para Isabel Díaz Ayuso.

Atentamente

José-Tomás Cruz Varela

 Ex Director de RRHH. Málaga.

(Con el ruego de su publicación en la sección de "Cartas al Director”)

 

6 de abril de 2021

José Sánchez Guerra y su largo viaje político: de la Restauración a la República (II de II)

 A continuación se expone el discurso que José Sánchez Guerra pronunicó el 27 de febrero de 1930 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.  En la entrada anterior (I de II) se trató la personalidad del políticó y de su carrera pública. El capítulo de hoy se centra en su famoso discurso, con un final  con especial dedicatoria:

  Discurso sobre el derecho de España a ser una República.

José Sánchez Guerra : «... Yo lo he sido en España todo; por haberlo sido todo, estoy aquí y estuve en otras partes. Porque decir lo de que he sido en España todo y añadir de pronto: Está bien, pues ahora no me importa nada de lo que en España pase y busco mi comodidad y mi tranquilidad, ¡ah, eso, no! Eso, a mi juicio, hubiese sido una vileza, y por eso estoy aquí, y por eso estuve en Valencia, y por eso estuve en París (1). Pero yo tengo una gran fuerza, una fuerza muy grande, y es que yo no aspiro a nada. Aspiro a lo que diré dentro de un momento, pero aspiro para mi país, para España. No hay cosa, para un hombre acostumbrado como yo a la lucha parlamentaria, tan agradable, tan eficaz, tan alentadora, como la interrupción, y una que acabo de oír me lleva a recogerla, contestando al par, aunque dudo si será digna de tal honor, cierta hoja verde que ha circulado por ahí. Yo lo he sido todo y lo he debido todo, aparte de Dios, a la libertad, al Parlamento, a la Prensa, a eso, y luego, cuando lo he sido todo, todo, merced a eso, luego he creído equivocadamente sin duda, pero he creído, y alguna vez se me ha dicho con cierta autoridad, que he prestado algunos servicios, cumpliendo mi deber de lealtad a la Monarquía. Recojo la indicación de la hoja verde y afirmo esto, y lo que aquí está dicho, mantenido está por mí. (Risas)

Por eso mi situación es ahora de mucha dificultad. Yo he sido siempre, siempre, y lo he sido como lo soy todo, dando la cara eficazmente, hombre monárquico, constitucional y parlamentario, y dije en dos ocasiones muy solemnes que si me pusieran en el trance de optar entre los apellidos y el nombre, yo, que sé que lo que califica y define a una persona son los apellidos, no vacilaría en quedarme sin el nombre: me quedaría con el apellido, y lo dije al marchar a París, y está en mi nota, y, oídlo bien los que antes aplaudíais: Yo no soy republicano, pero reconozco el derecho que España tiene de serlo, si quiere. (Muy bien. Aplausos.) No lo reconozco ahora, no: esa es la ventaja de quien procede claramente siempre, como yo. Es que siendo la vez primera Ministro de la Gobernación, de Fomento, presidente del Congreso y presidente del Consejo entonces, muchas veces he tenido ocasión de decir en sitios y ante personas en que es difícil decirlo, esto que voy ahora a repetir en público, cuando he oído, sobre todo a algunos de esos aduladores inconscientes que suelen frecuentar los palacios (porque las Monarquías no han caído nunca por los ataques de sus enemigos: han caído muchas veces por sus culpas y por las exageraciones, por las adulaciones y las equivocaciones nefastas de los cortesanos), cuando he oído decir muchas veces: En España no puede haber nunca República, siempre el Ministro, el presidente, ha protestado y ha dicho: ¿Por qué? No digan ustedes eso, que es una insensatez y un agravio al pueblo español. ¿Por qué? Lo he dicho con más autoridad y brío en época reciente, después de la guerra, cuando muchos que se enteraron de ella, como pasa aquí con la Dictadura y con sus andanzas, repetían esto viendo la República en China, la República en Rusia, en Alemania y Austria. ¿Por qué cito a Rusia y a China? Porque allí estaban en las manos de un solo hombre las tres grandes fuerzas que han dirigido siempre la Humanidad: estaban en una misma mano el poder religioso, el poder civil y el poder militar. Y ¿cómo he de dudar yo que el día que España quisiera habría República en España? Y probablemente, si la experiencia sirve de algo, la habría proclamando una cosa esencial e indubitable: la soberanía de la nación y manteniendo el orden. Porque no hay duda en ello: las naciones que no están metalizadas o deshonradas por el egoísmo necesitan, como primera condición, libertad; aquello que llamó Thiers las libertades necesarias; pero necesita, sobre todo, poder desenvolverse en su trabajo, poder vivir. Para eso es indispensable el orden, la tranquilidad, la seguridad personal, y quien habla -hasta ahora no se me ha dicho- que alguien le diga que cuando ha gobernado no ha cuidado de afirmar la dignidad del Poder público, la autoridad y todas esas cosas que son necesarias al desenvolvimiento y la dignidad de una nación.

Yo no soy republicano, pero yo digo que hay una cosa difícil, muy difícil y muy peligrosa en el régimen monárquico y constitucional, y es tomar el papel de jefe de un Gobierno. El que acepta la jefatura de un Gobierno compromete ante el Trono al jurar -yo doy gran importancia al juramento-, compromete su lealtad, su probidad, su honor; pero, en un pacto tácito que allí se establece, recibe en cambio, la seguridad de la lealtad de quien recibe también el juramento, y resulta allí comprometida la probidad y el honor, y es ello un intercambio de confianzas, y yo os digo, os digo que he perdido la confianza en la confianza. (Muy bien, muy bien. Grandes aplausos.)

Yo quiero aclara y fijar de un modo definitivo, definitivo, mi postura personal. (Murmullos.) Quiero seguir guardando todos los respetos que toman su origen en mi propio respeto. Y refugiándome, como antes, en la literatura, afición mía incurable, voy a expresarla, primero, trayendo a vuestra memoria el cuadro famoso de Moreno Carbonero «La conversión del duque de Gandía» y la postura del protagonista, y luego, expresando en ese mismo trance, con palabras de mi paisano el duque de Rivas, en uno de sus hermosísimos romances, las que él pone en los labios del duque, al contemplar el cadáver de Doña Isabel:

No más abrazar el alma

en sol que apagarse puede;

no más servir a señores

que en gusanos se convierten.»

(Ovación delirante, que se prolonga durante varios minutos.) (Texto taquigráfico del discurso pronunciado el 27 de febrero de 1930 en el teatro de la Zarzuela de Madrid)

(1) Se refiere al abortado movimiento subversivo de 1926 y a su destierro

==============00000000000000000000000==============

 

El texto se encuentra en "Discurso sobre el derecho de España a ser una República" al que se  puede acceder  mediante el seguiente enlace:

 http://www.segundarepublica.com/index.php?opcion=7&id=49

 José Sánchez Guerra : Al servicio de España : un manifiesto y un discurso, Madrid, Morata, 1930, p. 27 y ss.

 José Sánchez Guerra - Al servicio de España. Un manifiesto y un discurso. Madrid, 1930, págs. 85 y ss.