14 de agosto de 2019

Desastrosa y confusa situación político-económica

Acertado análisis  de la actual situación española el que hoy nos presenta José-Tomás Cruz Varela: inestabilidad política y económica, desgobierno sin Gobierno y ausencia de pactos por falta de negociaciones entre quienes pueden formarlo. Visto el resultado negativo del proceso de investidura, la aritmética parlamentaria no parece ser el fuerte de Pedro Sánchez: cree que 123 son 176, y los 53 de diferencia una donación sin compensaciones. Cree que la vieja expresión “do ut des” no se hizo para él y que alejarse ahora de quienes le apoyaron en su moción de censura le inmuniza contra las ideas podemitas, comunistas e independentistas. Atinada descripción la que Cruz Varela hace del laberinto en el que se ha metido el presidente en funciones.
 ================================

Desastrosa y confusa situación político-económica

Inicialmente, si algo está deteriorando la desaceleración económica española, nadie cuestiona que en gran parte obedece a la ausencia de Gobierno que estamos padeciendo. Vivimos en un contexto internacional incierto y cargado de enfrentamientos comerciales, que con independencia del mantenido entre  EE.UU y China, está afectando a todos los mercados, incluidas las Bolsas a nivel mundial.
 
    Más concretamente y centrándonos en nuestra inestabilidad económica,  la incertidumbre está afectando a múltiples sectores de peso, entre los que cabría destacar, por ejemplo, la sensible caída del sector automovilístico o el desplome de la venta de pisos, etc...

   En otro orden de cosas, como mayor o menor aceptación y en lo que a la política se refiere, el logro de pactos de Estado, es imprescindible para la puesta en marcha las necesarias reformas precisadas por nuestra economía, algo para lo que, aparentemente, nuestros líderes políticos actuales se sienten incapaces de conseguir.

   Para la mayoría de los ciudadanos, lo que en realidad ocupa y preocupa a los políticos es medrar en sus respectivas formaciones y acceder a puestos con mayores responsabilidades y con retribuciones superiores. En cuanto al presidente en funciones, Pedro Sánchez  continúa dando bandazos y aterrándole la dudosa idea de tener que incorporar algún día a representantes de Podemos como ministros en su Gobierno, lo cual, de momento, no parece viable.

   A nivel personal continúa desnortado, perdiendo el tiempo y alegando últimamente que a finales del presente mes de agosto o primeros de septiembre, tiene previsto reunirse una vez más con Unidas Podemos (¡Qué mal suena!) para exponer un plan de soluciones que los ciudadanos, una vez más, no le prestarán el más mínimo caso. En cuando a las reuniones sociales con sindicatos y otras entidades, al margen de considerarse una pérdida de tiempo, nadie sabe qué pretende con independencia de aparecer en los medios.

   Últimamente va quedando más claro que la obsesión principal del ambicioso presidente en funciones, pasa por eliminar a Podemos ya sea en septiembre o destruirlos en noviembre. Todos ambicionan ocupar espacios que en la mente de Sánchez, única y exclusivamente están destinados para él. Persigue la investidura pero, a poder ser,  gobernar sin pagar precio.

   Para otros, la estrategia consiste en atemorizar a Podemos y si es factible en septiembre para gobernar cuanto antes y evitar los peligros que conllevan las campañas de unas elecciones. Todo vale con tal de evitar la factura de la coalición y, en último extremo, aceptar los comicios sin maltratar a sus líderes y al partido. Resumiendo, Sánchez pretende ser presidente de un Gobierno de un solo color y, en su defecto, con una presencia testimonial de Podemos.

   Todo parece indicar que cada vez es mayor el número de personas que se decantan por la celebración de nuevas elecciones, si bien Sánchez no se manifiesta por aquello de llegar a un acuerdo con Podemos y las fuerzas independentistas en el último momento que cambie la situación…..¡¡Tiempo al tiempo!!

José-Tomás Cruz Varela

11 de agosto de 2019

Desbordante deriva autoritaria de Putin


   Si  hay algo  que todavía  a estas alturas resulta incomprensible e insufrible es la existencia de elementos como Putin en Rusia y Maduro en Venezuela, salvando ciertos matices pero igualmente repudiables.

   Centrándonos en el inquilino del Kremlin y esencialmente en su manifiesta incapacidad para afrontar el primer problema de su país, es decir,  el estancamiento de su economía, unido  al hartazgo de los rusos por la deriva autoritaria de su líder, pasa por mantenerse en el poder a cualquier precio.

   Según  algunas encuestas (suponiendo que su credibilidad supere la del actual CIS español a cargo del chef Tezanos) solo un 40% declaran  depositar su confianza en el citado Putin.

   El rublo se devalúa, las inversiones extrajeras  no llegan y la creciente desigualdad social es palpable, incidiendo en un escenario cargado de pesimismo e incertidumbre, de ahí que la ciudadanía  comience a desafiar sus draconianas leyes  contra las manifestaciones.

   Concretamente el  pasado sábado, la policía de Moscú detuvo a 700 personas por reclamar elecciones libres. Todo un ejemplo antidemocrático y en pleno siglo XXI. En las pasadas  elecciones presidenciales el líder arrasó, pero su popularidad ha comenzado a resquebrajarse y con sus soflamas neo-imperialistas  no es suficiente…..¡¡Tiempo al tiempo!!

José-Tomás Cruz Varela


   

5 de agosto de 2019

CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO. TODO UN ACIERTO DE PABLO CASADO (PP)

 Cree nuestro comentarista Cruz Varela que Casado acierta con el nombramiento de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, y el tiempo les dará la razón. Cayetana reúne en su persona las cualidades que prestigian el parlamentarismo: saber bien qué decir y decirlo bien. Si la Legislatura echa a andar, veremos más de un debate entre Carmen Calvo  y Cayetana, y la diferencia entre ambas.
 ====================================

 CAYETANA ÁLVAREZ DE TOLEDO. TODO UN ACIERTO DE PABLO CASADO (PP)

Respetando el criterio de los ciudadanos, para cierto colectivo, Cayetana Álvarez de Toledo es una mujer de brillantez intelectual poco común. Licenciada en Historia Moderna por la universidad de Oxford, periodista, etc. Tras una temporada ejerciendo el periodismo se incorporó a El Mundo, decidiendo posteriormente aceptar la oferta de Pablo Casado (PP) para incorporarse el 28-A a las listas del Partido Popular.

   Ex diputada del Congreso por Madrid en las Legislaturas IX y X, aceptó ser nominada recientemente portavoz del PP para comenzar a marcar la línea de oposición que el Presidente del Partido pretende plantear frente al PSOE y sus socios de moción de censura.

   Curiosamente, la designación de Cayetana no generó una reacción efusiva entre los miembros de la Junta Directiva Nacional, hasta el punto de que nadie aplaudió en la sede de Génova, a pesar del interés y esfuerzos de Casado totalmente convencido de su talento y eficacia, llegando a comentarse la desafortunada comparación existente con el nombramiento del anterior portavoz Rafael Hernando. Craso e incomprensible error.

   Obviamente y al menos en esta primera etapa, la nueva portavoz no goza del favor en el seno del partido, postura que no influyó para nada en que Casado se retractara de su decisión, efectuando otra serie de cambios como en los casos de Marta González, Vicente Tirado, etc. incorporándolos a otros cometidos.

   En otro orden, sí se reconoció el interés de Cayetana por conocer individualmente a los diputados para informarles de las funciones de las que deberán hacerse cargo en la Legislatura. Se perciben ganas de trabajar que la nueva portavoz sabrá aprovechar, como igualmente se reconoció todo lo soportado por ella durante meses del no aprecio de los barones.

   Sobre las  entrevistas concedidas en su ronda televisiva y radiofónica, la portavoz parlamentaria se decantó por su preferencia de una nueva convocatoria electoral, antes de caer en la formación de un Gobierno integrado por populistas con el apoyo de los separatistas.

   Para el PSOE, el enfrentarse a unas nuevas elecciones con el peligro que conlleva otra campaña electoral, unido a lo que pueda surgir y descubrirse a lo largo de la misma es sumamente delicado, amén del fiasco que representan los dos fallidos intentos de las investiduras anteriores.

   La franja más conservadora prefiere nuevas elecciones, solución que sólo motiva al 5% de los votantes socialistas y de Podemos.

   Como final,  resulta muy triste que nuevamente aparezca en los medios un nuevo sondeo elaborado por el CIS de Tezanos, más conocido actualmente como “Masterchez”, cuyas encuestas suponen un gasto superior a los dos millones de euros a mayor gloria y honor del presidente en funciones, Pedro Sánchez. Concretamente y según el diario La Razón, desde su incorporación como director del mencionado CIS  percibe un sueldo próximo a los 100.000 euros que no está nada mal…

   En la oposición no sólo critican los dislates que representan las mencionadas encuestas sino la presunción de estar manipulando permanentemente los datos (cocina), para ser utilizados como amenaza de aquellos que pretenden volver a las urnas, presentando unos resultados de ciencia ficción como las diferencias reflejadas entre el PSOE y el PP que suenan a tomadura de pelo. Los ciudadanos opinan que Sánchez no tiene el más mínimo recato en invertir sin metro ni medida con tal de permanecer en el poder. La sola idea de tener que abandonar la Moncloa y trasladarse a un pisito pasando a ser un “don nadie”, le trastorna hasta grados inusitados.

   Por otro lado y en menor escala, para Pablo Iglesias y familia, el tener que recurrir a la repetición de comicios y perderlos, podría suponerles un caos en todos los aspectos. Incluso el tener que pasar a convertirse en un partido puramente testimonial más el consiguiente quebranto económico que con sus gastos actuales se ven obligados a percibir unos elevados ingresos fijos, y al igual que en el caso de Pedro Sánchez, tener que abandonar la mansión retornando al pisín de Vallecas y con tres criaturas. Francamente duro y desolador el presunto panorama.

José-Tomás Cruz Varela