19 de octubre de 2018

Políticos, empresarios, salarios y dignidad

Triste apunte de una realidad  que nos afecta a todos  la que hoy nos describe José Tomás Cruz Varela. Las circunstancias actuales no invitan al optimismo. Estos sueldos de miseria traerán pensiones de lo mismo. Pero antes tendrán  que soportar una vida  en penuria permanente.  El comentarista describe lo que todos percibimos y, a veces, callamos.
==============

Políticos, empresarios, salarios y dignidad
 (De mi puño y tecla)

Como por desgracia le sucede a miles de españoles, todos tenemos amigos a cuyos hijos les ocurre algo muy similar a lo que padecen los nuestros, muchos de los cuales, con las carreras terminadas y habiendo superado la treintena, hasta ahora, no han sido capaces de encontrar un puesto de trabaja que les permita abandonar sus hogares, en la mayoría de los casos por sentirse incapaces de afrontar el pago de un alquiler.

Otros, con algo más de suerte, lo intentaron pero al cabo de escaso tiempo todo fue inútil regresando en manadas, originado por sus más que cutres sueldos percibidos y con la frustración de sentirse fracasados.

Tan abracadabrante historia, con matices aunque no demasiados, es la que sufren legiones de jóvenes españoles, y no tan jóvenes, a los que no les ha sido posible encontrar un empleo remunerado, y no supuestamente para ejercer lo que aprendieron en sus respectivas licenciaturas y posteriores másteres sino para cometidos muy inferiores donde tampoco encontraron oportunidad. Solo algunos, y ocasionalmente,  han podido arañar unos euros en chapucillas donde sea y como sea, todo ello, obviamente,  sin horario, seguridad social, etc.

Pues bien, gran parte de esta lamentable situación corresponde a nuestros políticos, así como suena, y que por mucho que les duela, sí admitirán que en este renglón, ser los menos resolutivos, incapaces y hueros de iniciativas de Europa, y todo ello sin apuntar a ningún partido en particular por afectar a todos en general.

Aunque resulte grotesco, ya nadie se rasga las vestiduras, por ejemplo, escuchando a Narciso Serra (presunto de Caja de Ahorros) afirmar sin el mínimo recato que “los sueldos escandalosos no existen” y más alucinante aún,  cuando tal sentencia es pronunciada en presencia de jueces y fiscales, lo que implica ultrajar a millones de ciudadanos. Mal está que existan diferencias salariales, pero el alcanzar tal nivel de abuso actual merece la consideración de insulto.

Superadas las décadas prodigiosas de la economía española, a continuación se elaboró la más desafortunada estrategia política-empresarial, que no solo supuso los estragos de la crisis que todavía perdura sino el desastre de generaciones por parte de esos mismos que todavía dudan de la existencia de los “sueldos escandalosos”, mientras contemplaban las sucesivas quiebras de entidades, adjudicándose finiquitos de oro, cuyos nombres son de todos conocidos.

Tales personajes, con su inagotable ambición, nos llevaron a la bancarrota con el consiguiente destrozo del mercado laboral dejándolo como unos zorros. Desastre que no precisa explicación alguna al ser sufrido por millones de españoles para los cuales, el llegar a final de mes se ha convertido en una aventura de alto riesgo. Fueron justo en esos momentos cuando montones de jóvenes mujeres y hombres estaban intentando incorporarse al mundo del trabajo, pero no con sueldos degradados a la categoría de limosna para terminar militando en una orden mendicante. Y si no te interesa,  no hay problema; tenemos a 800 esperando…Toda una inyección de entusiasmo. Crudo y duro el tener que reconocerlo y más aún el sufrirlo sin expectativas de mejora…

Lo curioso del caso es que la profesión de político está en alza. Cada día que pasa se observa que son más y aparentemente con mayor profesionalidad. Tal proceso, como todo tiene su justificación. En su momento decidieron hacerse políticos como otros optaron por la medicina, la abogacía, etc. con tal ganarse la vida y prosperar.

Muchos de ellos se incorporaron en las secciones jóvenes de sus partidos que ya no abandonarían jamás y viven al margen del mundo exterior. Escuchándolos hasta emplean una jerga especial para entenderse entre ellos que les distingue. Comenzaron a escalar el escalafón asumiendo que la fidelidad a los líderes es esencial y, a partir de ahí, a subirse a la ola. Muchos realizaron estudios universitarios siendo sus resultados mediocres,  dado que su objetivo no consiste en ejercer la carrera académica elegida sino el trepar en política, otra forma de ganarse la vida que les proporciona pingues beneficios, si bien ocasionalmente aparecen en los medios por la comisión de actos presuntamente ilícitos.

El despilfarro y las irregularidades cometidas en las antiguas Cajas de Ahorros provocaron el rescate millonario por parte del Estado, evidenciándose los contubernios existentes entre política y gestión financiera. De ahí que resulte inexcusable el depurar responsabilidades de todos los que se lucraron indebidamente en entidades como Bankia, Caixa Galicia, Caixa Penedés, La CAM o Caja Castilla la Mancha, etc.

Nos parece justo que se les juzgue con todo el rigor y, si procede,  que los Sres. Rato, Serra y quienes proceda ingresen en la cárcel, con la pretensión de que una vez reformado el sistema financiero, dejar atrás esta vergonzosa etapa y que la clase dirigente pague sus delitos hasta el último céntimo para que los próximos tomen nota y no se repitan nuevos latrocinios con sus asquerosas apropiaciones indebidas prueba de su desmedida ambición.

El Gobierno y más concretamente el ministerio de Trabajo, deberán elevar el control y nivel de cumplimiento por parte de los empresarios con respecto a sus trabajadores, ya sea a través de inspecciones o con los medios que estimen más idóneos para evitar y sancionar los fraudes cometidos. En cuanto a las empresas por su parte, intentarán adecuar la cuantía de sus salarios a los rendimientos y beneficios de la entidad, como igualmente la supresión de los sueldos limosna. Actualmente, en muchos casos no se respetan los horarios pactados. Se retribuye por 8 horas y se trabajan 12 y otros muchos abusos que el trabajador soporta y obedece sin protestar ni denunciar para no ser despedido porque tiene una familia a la que alimentar y eso es una crueldad social. En efecto, “una empresa, si no es negocio, deja de ser empresa”, pero de eso a la explotación practicada en algunos casos existe un abismo, y tal comportamiento atenta contra la más elemental dignidad de los trabajadores, es decir, de las personas….¡¡Tiempo al tiempo!!

José Tomás Cruz Varela
   

12 de octubre de 2018

INOPERANCIA Y AMBICIÓN DE UN PRESIDENTE HIPOTECADO



Pedro Sánchez pactó lo no escrito para acceder al poder que las urnas le habían negado. Pero los secretos se irán descubriendo cuando comiencen a tramitarse los Presupuestos G.E. En ese momento veremos las claves del auténtico mercadeo político y las concesiones otorgadas a nacionalistas y separatistas, y a sus apoyos podemitas para mantenerse en el poder. Mientras tenga 176 votos en el Parlamento no le importará de dónde salen ni cuántos ministros amortizados tiene hoy y los que tenga mañana, como apunta Cruz Varela. Tarde o temprano contemplaremos una nueva versión de “El Rey desnudo”.
===========================================




INOPERANCIA Y AMBICIÓN DE UN PRESIDENTE HIPOTECADO
(De mi puño y tekla)
    Mientras en las filas socialistas reconocen abiertamente estar viviendo momentos muy amargos, son los propios veteranos del partido los que vaticinan que “esto no puede aguantar más”. Cada día que pasa es peor que el anterior, discurriendo en un clima entre el asombro y la confusión.

   Por ejemplo, el espectáculo montado recientemente por la todavía ministra de Justicia, Dolores Delgado, es muy fuerte. Inicialmente negó cualquier tipo de relación con el ex comisario Villarejo. Posteriormente reconoció haber coincidido en tres ocasiones pero nunca para tratar sobre temas profesionales, y a continuación nuevos encuentros hasta admitir que son  amigos o algo parecido. Lo suyo sería que tras su reciente reprobación en el Senado, a renglón seguido solicitase la dimisión. Algo a lo que se niega rotundamente el Jefe del Ejecutivo para no incrementar la crisis que vienen padeciendo. Para otros, la citada ministra es un cadáver político sin la más mínima credibilidad para ocupar un cargo como el suyo. La información contrastada siempre ha sido un valor en alza, pero actualmente, su posesión en los terrenos mediático y político, supone un poder incalculable para depurar tantas responsabilidades como sea necesario y con las consiguientes e impredecibles consecuencias. 

   La opinión más extendida es que Pedro Sánchez debería convocar nuevos comicios. Entre la debilidad parlamentaria y la dependencia de los partidos radicales a los que debe su ascenso a la Moncloa y subsiguiente mantenimiento, las posibilidades de prolongar su mandato hasta el 2020 resultan harto difíciles. Precipitaciones, despropósitos y equivocaciones le están ahorcando e impidiendo lograr su utópico proyecto.

   El crédito del actual presidente se deteriora por momentos, lo que le obliga a recurrir a todo tipo de estrategias tendentes a demorar la mencionada convocatoria electoral, a la espera de encontrar la serenidad necesaria que no hallará en sus circunstancias actuales, cuya aparición es una quimera que posiblemente devenga en tiempos peores. Sin presupuestos, con un Gobierno que hace agua y unos socios de los cuales desconfía, su situación es francamente patética.

   En otro orden de cosas, el último CIS sólo aportó un pequeño brote de esperanza, dado que  sus datos corresponden al tramo comprendido del 1 al 11 de septiembre, lo que impidió que dicha encuesta reflejase el desgaste de Gobierno al no recoger, por ejemplo, la dimisión de la ministra de Sanidad ni la polémica originada por la tesis presuntamente plagiada de Sánchez, como tampoco se hizo eco de la rectificación en la venta de armas a Arabia Saudí, etc, etc…, circunstancias que lógicamente desacreditaron los datos contenidos en el sondeo de opinión por parte del PP y Ciudadanos. De ahí la petición solicitada para que Tenzanos justifique el cambio de metodología tras convertirla en mensual, cuando desde hace muchos años su publicación siempre fue trimestral. Si la caída de Zapatero tuvo grandes repercusiones, la de Sánchez, a este paso, resultará estrepitosa.

   Apelar a términos como acoso y cacería por parte del Gobierno, no pasan de ser vulgares disculpas para evitar su desastrosa gestión, reflejada en la caída o dimisión de dos de sus ministros, más los que están en camino de seguir la misma senda, personalizados en Dolores Delgado (Justicia) y Pedro Duque (Ciencia e Innovación) en fase de acusaciones. La ridícula defensa del Gobierno alegando "bochorno democrático" mueve a la hilaridad. El guion político está creciendo en intensidad con el consiguiente estímulo para las audiencias.  Continuar con el  tema de las tesis y másteres ya comenzaba a aburrir a las centollas. Algunos ministros y altos cargos viven angustiados al no lograr conciliar el sueño pensando en ¿se averiguará lo mío?

   Lo que está sucediendo daña seriamente al conjunto del país tal como lo está reflejando la manifiesta desaceleración económica, unido a la desconfianza de los inversores buscando lugares más seguros para su dinero, justo lo que no ofrece el actual Gobierno socialista, propiciado por sus escasos 84 escaños y las insoportables hipotecas contraídas con partidos antisistema, situación que les impide prácticamente tomar iniciativas, y abusar de la demagogia e intentar gobernar a golpe de Real Decreto es muy peligroso como se está demostrando.

   Manifestar, como hizo Pedro Sánchez en su discurso ante la Asamblea de la ONU que "hemos venido a limpiar, estamos limpiando y vamos a seguir limpiando" no coincide precisamente con todos los dislates cometidos por sus ministros. Los españoles merecemos algo más que solo podrá resolverse accediendo a unas elecciones generales y cuanto antes mejor....¡¡Tiempo al tiempo!!
Atentamente.

José Tomás Cruz Varela

3 de octubre de 2018

Incomprensible actitud de Pedro Sánchez


Malos tiempos llegan para Pedro Sánchez. Cuando la política de la foto oportuna no es suficiente y se necesita política de verdad, sobran “postureos de avión y escoltas" y faltan contenidos. Quien una vez acusó de indecente al contrario tendrá que demostrar ahora su propia decencia acreditando la originalidad de sus textos,  exentos de plagios y corta-pegas. La memoria colectiva ciudadana aún conserva las palabras de Rubalcaba: "Los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta, un Gobierno que les diga siempre la verdad". ¿Se las aplicarán Presidente y Ministros?

Incomprensible actitud de Pedro Sánchez
(De mi puño y tekla)

   A la vista de lo publicado recientemente en los medios, todo parece indicar que el número de políticos españoles con títulos universitarios, tesis doctorales, etc. obtenidos sospechosamente, ha adquirido la categoría de escándalo, destacando entre todos ellos el presunto plagio cometido por el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su tesis doctoral. Dándose la circunstancia de que  hasta el mismísimo Pablo Iglesias (Podemos) en compañía del PDeCAT ha calificado de “bastante cutre” el citado trabajo, con posterioridad a las criticas vertidas anteriormente en los diarios Abc, EL MUNDO, Ok Diario, El País y redes sociales, de donde se deduce que tanto el concepto de ética por parte de los implicados, como el prestigio de ciertas universidades que ha quedado por los suelos.

   Ante tal situación, se impone que el Jefe del Ejecutivo acuda cuanto antes al Parlamento para dar cumplidas explicaciones sobre lo sucedido, cuya versión oficial no encaja para nada con toda la información y acusaciones aparecidas. Con el paso de los días la indignación ciudadana crece en progresión geométrica, al comprobarse como es posible que un presidente que  accedió al poder predicando ejemplaridad y criticando a su antecesor Mariano Rajoy,  su comportamiento denote todo lo contrario. Sánchez no solo actuó incorrectamente al apropiarse de textos de terceras personas sino por negarlo todo descaradamente y en repetidas ocasiones. Sus pobres disculpas para justificarse de nada han servido.

   Quien presuntamente miente con tanto descaro, tal actitud dice muy poco en su favor, y menos aún cuando se trata de alguien que pretender ejercer como primera autoridad del país, y no solo por el daño que le pueda procurar a sus administrados sino el por el dislate que ello representa, quedando en entredicho su capacidad de gestión y torpes intenciones....

   Los españoles ya están hasta los mismísimo cigotos de tantos políticos irresponsables, indeseables y ambiciosos a los que solo ocupa y preocupa mantenerse en el poder y a cualquier precio. Son ya demasiados años soportando a este tipo de personajes cuya categoría personal e intelectual decae por momentos. Prestar atención a alguno de los payasos que ocupan un escaño en el Congreso, dedicados a practicar el insulto y la descalificación mutua, generan un clima vergonzosamente triste y difícilmente soportable y, obviamente, con el evidente desprecio por parte de la sociedad.

   Calificar de "error involuntario" como explicó la Moncloa y anunciando el proceder a la subsanación de las equivocaciones en próxima ediciones, mueve cuando menos a la hilaridad. Al parecer y como recurso, lo único que se le ha ocurrido a nuestro peculiar presidente es dedicarse a viajar. Absurda postura pero hasta el momento no ha encontrado nada mejor para eludir el tener que dar la cara para justificar lo injustificable......¡¡Tiempo al tiempo!!

José-Tomás Cruz Varela