1 de noviembre de 2016

Dijo Prim al rey Borbón lo que Sánchez a Rajoy: nunca jamás es no

 Un jamás más tres jamases
le espetó Prim al  Borbón;
a Mariano, Pedro Sánchez,
treinta veces "no-es-no".

Cuentan los Evangelios que Pedro negó al Maestro "tres veces" antes de que el gallo cantara dos, para no reconocer que era discípulo suyo. Consciente de su error y cobardía, y arrepentido por negarle, murió años después en su nombre,  diciendo a los cuatro vientos que era su representante en la Tierra.  Desde entonces, las "tres negaciones de Pedro" forman parte del subconsciente colectivo de occidente.

A mediados del Siglo XIX, el General Prim, conocedor de la dinastía borbónica de entonces a la que combatió, se opuso ardientemente a la restauración monárquica  representada por el Infante Alfonso, hijo de la destronada Isabel II. Tanto es así, que uno de sus vehementes discursos ha pasado a la Historia como el de "los jamases". Su negativa a un rey Borbón la ratificó el día 22 de febrero de 1869 en las Cortes Constituyentes con un sonoro "jamás, jamás, jamás", recogido en el Diario de Sesiones del Congreso, Legislatura 1869-1871, 22-02-1869, Nº 10, página 5, de la siguiente forma.


“Sí, Sres. Diputados: nosotros en primer término, ayudados por nuestros compañeros y amigos, preparamos la mina revolucionaria: el ilustro Sr. Topete le aplicó la mecha, que era lo más difícil, y la mina estalló con tal estrépito, que aquella dinastía secular quedó hecha trizas y desapareció para siempre de nuestra España. (Bien, bien.)
Bien sé yo que en asuntos políticos de tanta monta parecerá indiscreto el aplicar la palabra siempre, como no debe aplicarse la palabra jamás; pero es tal la convicción que tengo de que la dinastía de Borbón se ha hecho imposible en España, que no vacilo en decir que no volverá jamás. (Estrepitosos aplausos.)
La historia nos presenta varios casos de reyes que habiendo sido arrojados de sus tronos volvieron á conquistarlos; pero no conozco un solo caso en que los reyes hayan sido despedidos á impulsos de una opinión tan unánime, como que bastaron doce días para que no quedara ningún girón de su bandera; y de ahí parte mi convicción,  la más profunda, de que la dinastía caida no volverá jamás, jamás, jamás (Bravo, bravo.)
Y sirva esto de contestación á los que con no muy buena intención me han supuesto y puedan suponer en adelanto planes do restauración en favor de D. Alfonso de Borbón.  (Bravo.)
¿Y por qué?¡Por la ambición de ser yo regente! Los que tal han dicho, no me conocen; se han equivocado. Si me conocieran, sabrían que yo jamás he tenido ni ambición ni envidia de nada ni de nadie: y si no he sido ambicioso antes, mucho menos lo debo ser ahora que por mi posición política, militar, social y de familia, no tengo nada que desear. 
Yo no deseo nada; yo  no quiero nada: lo que sí deseo, sin embargo, con toda la vehemencia de mi alma, es ver constituido mi país y asegurada la libertad.”

El día 27 de diciembre de 1870, casi dos años después de su encendido  “discurso de los jamases”, Prim sufrió un  atentado en la calle del Turco, de Madrid. No murió en el acto, tres días después, y dicen que asesinado. Prim, monárquico, murió convencido de que los Borbones jamás volverían a reinar en España. Sin embargo, cuatro años después, en 1874, Alfonso XII hizo su entrada en Madrid. A Prim no le dio tiempo para comprobar que su triple negativa no se había cumplido. Y para colmo de su profecía, cien años después, 1975, otro Borbón, Juan Carlos I, volvió a ocupar el trono de España,  abandonado en 1931 por su abuelo Alfonso XIII, hijo de Alfono XII, el vetado por Prim.

Actualmente tenemos el caso de un político, Pedro Sánchez,  que pasará a la Historia por su triple negativa elevada a la décima potencia, por su tautológica aportación del “NO es NO” y por el  despectivo interrogante sobre la capacidad comprensiva del adversario  Rajoy con su “¿Qué parte del “no” no entiende?”

El Ex-Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, ha sido capaz de empeorar los resultados de Rubalcaba y hasta los suyos propios, sin grandes esfuerzos; ha sido pertinaz en los errores, considerando histórica la consecución de ochenta y cuatro diputados  tras una investidura fallida, y empecinado en sus reiteradas negativas a cualquier diálogo con Rajoy y el Partido Popular.

Decía La Vanguardia que “Sánchez responde a Rajoy: “No es que no”.  El líder del PSOE descarta por enésima vez formar una gran coalición con el Partido Popular”.

Todos los medios de comunicación se han hecho eco del "No es No" de Pedro Sánchez a Rajoy. El diario ABC ha llegado a contabilizar en menos de tres meses un gran número de todo tipo de rechazos: "Los dieciocho «noes» de Sánchez a Rajoy. ese a acusar al líder del PP de no querer dialogar, el socialista ha insistido en darle la espalda" , del que haré un breve resumen. Lo interesante ya está en el enlace:

«El "no" es al PP y a Rajoy». 23 de diciembre. «En contra de Rajoy o de cualquier candidato del PP». 28 de diciembre. «Entre el @PSOE y el @PP nunca habrá nada» 5 de enero. «No a la gran coalición que propone al PP» 23 de diciembre. «Tampoco al PP» 23 de diciembre. «Decir no al PP es nuestra responsabilidad» 11 de enero. «La coalición es un fraude» 12 de enero. «Lo puedo decir más alto, no más claro» 13 de enero. «No es no» 18 de enero. «Ni al PP ni a Rajoy» 22 de enero. «Rajoy es parte del problema» 27 de enero. « ¿Qué parte del no, no ha entendido Rajoy?» 29 de enero. «Le digo a Rajoy que abandone toda esperanza» 30 de enero. «O investidura o que se vaya a su casa» 30 de enero. «No vamos a apoyar a ningún candidato del PP» 9 de marzo

El mismo Pedro Sánchez se encargó de difundir sus negativas:

Han pasado los meses y los acontecimientos se han vuelto contra Pedro Sánchez: Rajoy es Presidente del Gobierno de España con la abstención de muchos diputados socialistas y Pedro Sánchez con su "No es No" ha sido defenestrado por los suyos propios.

El mismo Pedro Sánchez se metió en una ratonera de la que sólo ha sabido salir con la renuncia a su escaño la misma tarde de la investidura de Rajoy. De las tres opciones que tenía: abstención, voto negativo ("no es no") y renuncia ha optado por la última y más fácil, ya que la más coherente hubiera sido  mantenerse en el "NO" como otros de sus seguidores, y dimitir después. Es su propia decisión, quizás pensando en un  futuro PSODEMOS (Partido Socialista de Obreros del Pueblo).

San Pedro murió reconociendo su error, y por sus tres negaciones es recordado. El General Prim murió antes de ver el desacierto de su negativa, y por "sus tres jamases",  también es recordado. Pedro Sánchez tendrá tiempo para reconocer que el "NO es No" tampoco se ha cumplido. Otra cosa es que lo haga y cómo lo haga. Sánchez será reconocido y recordado durante años como Pedro No-No. Al tiempo.




2 comentarios:

  1. A Pedro Sánchez le ha salido el tiro por la culata. Se creyó invencible y le han dado por todas partes y hasta los de su partido. Ahora cogerá el coche y se pondra a preparar la campaña del pretendiente destronado

    ResponderEliminar
  2. Pedro Sánchez va a ir con su coche a hacer campaña entre sus militantes para prepararse las Primarias del PSOE. con el eslogan de No es No y siempre lo será y con un buenGPS par no perderse entre la derecha y la izquierda

    ResponderEliminar

Los comentarios con lenguaje inapropiado serán borrados