15 de febrero de 2010

Inglés para adolescentes: la realidad de una ficción

Esta transcripción, aunque parezca exagerada, es verídica y exacta. Se trata de un hecho cierto, por más que pueda parecer un chiste o ciencia ficción:

 Esta historia ocurrió en una clase con 1º ESO (11/12 años) un jueves a 5ª hora.   Los nombres de los alumnos son ficticios para que su ignorancia quede  en la intimidad de la clase.

Comienza la aventura:

 Yo: Bueno chicos, hoy vamos a estudiar el vocabulario de las comidas  en inglés: copiad estas 5 categorías (las escribo en la pizarra) y  escribís en cada columna todas las palabras que os sepáis.

Amanda: ¿En inglés?
Yo: Sí, mejor que en ruso, en inglés.

 Luis: Profe, ¿Cuántas categorías?
 Yo: Cinco.  Las que hay en la pizarra.
 Luis: A mi no me caben.
 Yo: Pues prueba a poner la hoja apaisada
 Luis: ¿Qué significa apaisada?
Yo: Horizontal, o sea: así (lo demuestro).

 Juan: ¿Qué título ponemos?
Yo: Prueba con “Food”, que es el que he escrito en la pizarra.

 Fran: ¿Puedo hacerlo a lápiz?
 Yo: No, no puedes. Ya sabes que en el cuaderno sólo se escribe con
 bolígrafo.

Jessika: ¿Cómo se dice pepino?
 Yo: He dicho que escribáis el vocabulario que sepáis vosotros. No el
 que sepa yo.

 Noel: ¿El huevo es una verdura?
 Yo: No, no es una verdura.

 Federico: ¿Qué título ponemos?
 Yo: Lo he dicho ya dos veces.

 Amanda: ¿Se puede poner “rechicken”?
 Yo. No, porque repollo no se dice así en inglés (risas generalizadas).

 Nieves: ¿Cómo se dice calamar?
Yo: He dicho que escribáis el vocabulario que sepáis vosotros. No el
 que sepa yo.

Jesús: ¿Hay que escribirlo en el cuaderno?
Yo: Pues a no ser que quieras escribirlo en la mesa...

 Ricardo: Profe, ¿Pero, qué hay que hacer?
 Yo: ¿Pero tú te has lavado las orejas esta mañana?

 Nieves: ¿Puedo poner zumo en la categoría de postres?
Yo: Mejor ponlo en la de líquidos.

Fran: ¿Puedo poner pollo en la categoría de postres?
 Yo: En este continente, no.
 ......................................
 10 minutos después
Yo: bueno, ahora vamos a empezar. Levantáis la mano y vais diciendo
 palabras; yo las escribo en el encerado. Empezamos con las verduras.

 (Levantan la mano 10 alumnos y todos gritan a la vez distintas verduras)
 Brócoli!
 Carrots!
 Salad!
 Pepination!
Eggs!
Yo: he dicho que los huevos no son una verdura. Y por favor, levantad
 la mano y esperad a que yo os nombre para decir la palabra porque no
 tengo 10 orejas para entenderos a todos al mismo tiempo. ¡Arturo, no
 le pases notitas a María que se las leo al resto de la clase!

Arturo: ¿Con cuál empezamos?
Yo: con las verduras. Empieza tú, Marisol.
 Marisol. Es que se me ha olvidado el cuaderno en casa.
Yo: ¿Y qué llevas haciendo estos 15 minutos, criatura? A ver, hazlo tú,
 Pepe.
 Pepe: ¿Quién, yo?
Yo: Eres el único Pepe que hay en la clase, así que vas a ser tú.
 Pepe: Orange
Yo: La naranja me la pones en frutas, por favor.

Juan: Profe, el otro día oí un chiste verde, ¿puedo contarlo?
Yo: Pues aunque haya verduras de por medio, no, no puedes contarlo.

 María: ¿Esto cae en el examen?
Yo: Bueno, puede que tengáis suerte y para entonces esté recuperándome
de esta clase en un sanatorio mental, y entonces no habrá examen.
Todos: BIEEEEEN!


 ¡Y luego dicen que tenemos demasiadas vacaciones! Yo os aseguro que con cuatro de estas clases al día,  alguno ya estaría pensando si  tirarse al tren o al autobús de línea.

6 comentarios:

  1. La verdad es que refleja lo que pasa en las clases. No exagera nada. Nos pasa continuamente con este tipo de alumnos de la ESO. La opinión generalizada sobre sus causas es que son la inmadurez, el infantilismo y la falta de ánimo de superación las que provocan estas situaciones y otras peores.

    Entro bastantes veces en este blog y quiero dar las gracias a los administradores por tratar con cierta frecuencia la Enseñanza y la Educación. Nos afecta a muchos, como profesionales y como padres. Y además bien tratadas, con conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
  2. En clase de inglés pasa eso que dice el comentario y lo qeu apunta Catón, pero en otras clases pasa cien de lo mismo. Es falta de madurez, y aún más en los chicos que en las chicas. Los alumnos de 1º de ESO parecen bebés los dos primeros trimestres, luego van despabilando y aumentan los problemas en 2º y en 3º y en 4º. La verdad es que en Bachillerato ya se nota el cambio y hay más tranquilidad en las aulas...

    ResponderEliminar
  3. Voy a contar mi experiencia como madre, viendo que los dos anteriores parecen profesores de Instituto y hablan de inmadurez de los chicos de primero.

    Coincido: son inmaduros, pero ellos no tienen la culpa. Es ley de vida y se cura con los años en el peor de los casos y casi siempre.

    Tuve dos hijos en el Colegio Castilla del que estoy muy contenta por la buena preparación que recibieron allí, y digo en el colegio.

    El mayor hizo EGB y fue al Instituto Sandoval con 14 años bien cumplidos, y la verdad es que le fue bien, terminó, hizo su carrera y se defiende. A lo que voy: IBA MADURO desde el colegio.

    El segundo hizo hasta sexto de la Primaria como se llama ahora, y con 11 años ya que los 12 los cumplio en diciembre fue también al Sandoval, pero no IBA MADURO, y allí tuvo que madurar a golpes de la vida. Fue bien del colegio con buenas notas, y los dos primeros trimestres del instituto vivio de las rentas del colegio y sacó buenas notas, pero luego empezó a ir peor, y con otros amiguetes peores estudiantes fue perdiendo el tiempo y tuvo que repetir en tercero de la Eso,

    Con el tiempo se recuperó pero con muchos disgustos en casa, con muchos lloros de madre, y broncas con el marido por culpa del chico.El mío pudo salir adelante, por mi tesón de que estudiara y se formara, pero se que otros compañeros suyos y amigos han hecho menos.

    Mi conclusión es que si hubiera estado en el colegio hasta los 14 años como su hermano hubiera ido MAS MADURO y no habríamos tenido tantos problema en casa. No estoy quejosa del Insituto, que cuando van bien, salen mejor, pero en el Colegio les atendieron mejor y de una forma distinta.

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé si creará "colegio",pero el que ha creado "escuela" es el "niño policía", que la gente habla y habla de él, y en el desfile de carnaval aparecieron sus alumnos vestidos igualitos que el.

    Eso si que es crear escuela. Ahora que les den un cometido: que vigilen a los que ensucian las paredes y destrozan los contenedores.

    El niño policia entra en acción: ¡tachán!

    Y menudo negocio para los que vendan el uniforme

    ResponderEliminar
  5. Estoy muy de acuerdo con esa madre.Nosotros tuvimos una experiencia parecida. y fue un error llevar a los chicos tan niños al instituto. eso si que es una jornada continua y pesada, que madrugan y vienen desguazados a las dos y media de la tarde o las tres.

    Y si era tan bueno, por qué los chicos de los colegios concertados, del la Vera Cruz o de claret o de Dominicas o del ICEDE no van a instituto hasta el bachillerato? La logse ha perjudicado a la enseñanza publica.

    Estaban mejor en los colegios con sus activades acomodadas a su edad, y en el isntituto no se ocupa nadie de ellos, y siguen siendo niños inmaduros como han dicho.
    Ojala se queden en los colegios, y si no pues cambio a los concertados

    ResponderEliminar
  6. A quién se se le ocurrió llevar al instituto a niños, auténticos niños a las 8 de la mañana.

    Alguien dirá que también se iba al instituto con 10 y 11 años, pero no a la 8 de la manaña.
    Además me parece mucha diferencia de edad en esos años tan peligrosos de adolescencia, entre 11 y 19 aaños.

    En el colegio estarían más a gusto, y mas protegidos. Y quiero decir que algunos padres protestan mucho y de todo cuando tenemos a los hijos en el colegio,pero en cuanto llegan al instituto cierran la boca y tragan con todo. Nunca se quejan de nada, aunque entre padres y amigos se pongan a caer de un burro a los profesores, alguno con motivo, y la mayoria sin motivo.

    Pero esto ya no tiene remedio, y no lo arreglará quien lo estropeó

    ResponderEliminar

Los comentarios con lenguaje inapropiado serán borrados